Mario Kreutzberger, Don Francisco:

“El gran mérito de la Teletón es haber colocado en el alma de Chile a la discapacidad”

En diálogo con La Palabra Israelita, el animador y rostro visible de la Teletón, destacó el impacto que ha tenido esta causa en la sociedad chilena e hizo un llamado a la comunidad judía a redoblar los esfuerzos en un año especial, pues es la primera vez que la campaña se realiza en año de elecciones.

“Este es un año especial, por primera vez nos vemos obligados hacer Teletón en medio de las elecciones, esta situación es difícil y desconocida. Es por eso que le pediría la comunidad que redoblará los esfuerzos para superar lo más posible el aporte anterior”.

De esta forma, y a través de La Palabra Israelita, Mario Kreutzberger se refirió a las metas de la Teletón que se llevará a cabo el 1 y 2 de diciembre, donde él también está expectante frente al aporte que realizarán los judíos de Chile.

Para tales efectos, hace ya varias semanas la Comunidad Judía de Chile está realizando una campaña motivacional, que se acrecentará en los próximos días para elevar la recaudación de aportes.

Cabe recordar que la relación de la comunidad judía con la Teletón se remonta a los inicios de la campaña y no se limita al hecho de que su máximo referente, Don Francisco, sea un miembro de la colectividad. De hecho, los funcionarios más antiguos recuerdan que La comunidad judía ha colaborado desde siempre, inicialmente a través de las damas de la WIZO que se acercaron a preguntar cómo contribuir y de ahí en adelante las distintas organizaciones, jóvenes, etc.

Cabe recordar además que uno de los fundadores de la Teletón fue Ernesto Rosenfeld, quien como rotario en Providencia y miembro de la Sociedad Pro Ayuda al Niño Lisiado, fue uno de los grandes impulsores de la iniciativa, a partir de la traumática experiencia de la muerte de una hija de tres años que padecía una discapacidad física.

Incluso más, la Teletón se ha relacionado periódicamente con Israel, a través de capacitaciones en temas de rehabilitación y risoterapia, además de modelos de gestión y tecnología.
Devolver la mano

Mario Kreutzberger nació en Talca el 28 de diciembre de 1940. Está casado con Temmy Muchnick y es padre de Patricio, Vivi y Francisco. Tras dejar el colegio, su primera actividad estuvo vinculada con la sastrería, pero rápidamente encontró en la actuación y la conducción de televisión su camino.

En la década del ’70, su programa Sábados Gigantes alcanzó niveles de popularidad record, situación que llevó al animador a buscar una fórmula para devolver a la gente todo el cariño recibido.

-¿Cuál fueron las condiciones emocionales, espirituales, interiores que lo movilizaron a comenzar el proyecto de la Teletón?

-Nunca pensé obtener el éxito que tuve en la década del ‘70, ello cambió el status de mí vida y por ende de mi familia. Sentía que tenía que devolverle la mano al público que me había llevado a ese sitial. Busque muchas fórmulas, hasta que creamos la Teletón al estilo chileno.

-¿El principio judío de Tikun Olam, de Mejorar el Mundo, está presente en su relación con Teletón?

-Ese principio está incorporado en nuestra cultura y quizás sin darme cuenta influyó en mi sensación y finalmente en la concreción de ese sueño.

-¿Cómo vive usted la campaña que realiza la comunidad judía y el momento en que sus dirigentes concurren a entregar la donación?

-Tengo poca información de cómo se desarrolla la campaña. Esos los días más laboriosos de preparación de Teletón. Pero cuando se entrega la donación me siento muy orgulloso, ya que es una comunidad pequeña que entrega una importante donación.

-¿Qué espera de la comunidad judía este año, cuál sería su mensaje para sus miembros?

-Este es un año especial, por primera vez nos vemos obligados hacer Teletón en medio de las elecciones, esta situación es difícil y desconocida. Es por eso que le pediría la comunidad que redoblará los esfuerzos para superar lo más posible el aporte anterior.

-¿Cómo sobrelleva usted el peso de ser el rostro visible de Teletón, una causa que tiene cientos de rostros anónimos?

-Bueno yo soy sólo el representante que pone la cara, son miles de personas que en el anonimato trabajan por esta causa. Destacó especialmente a los trabajadores de la Teletón que llenos de amor y vocación están día a día entregando rehabilitación y esperanza.

-¿Más allá de la ayuda en rehabilitación a los niños, cuál es el mayor mérito de la Teletón como obra o causa nacional?

-Creo que el gran mérito de la Teletón es haber colocado en el alma de Chile a la discapacidad. Especialmente por la longevidad llegamos a más de dos millones y medio de personas con diferentes tipo y grados de discapacidad. Así, por ejemplo, la mayoría de las leyes y facilidades arquitectónicas para la discapacidad aparecieron después de la primera Teletón de 1978.

Por LPI.