La exposición se inaugura el jueves 2 de agosto en el Círculo Israelita de Santiago:

El desafío de dialogar en el arte escultórico

Laila Havilio y Myriam Hirsch no se conocían, no obstante, ambas son judías y trabajan en el arte escultórico. La oportunidad de exponer por primera vez juntas surgió entonces por una invitación del Extensión Cultural de nuestra Comunidad, y para ellas ha sido el descubrimiento de otros planteamientos artísticos así como un interesante desafío, el pensar juntas una exposición. Dialogar en diversidad, desde el arte, es una tarea que motiva a salirse del esquema de lo habitual, implica encontrarse con distintas miradas sobre los materiales y las formas, y buscar la manera de establecer una conexión con el otro, desde el propio quehacer.

Laila trabaja en escultura y cerámica gres desde niña. Su vida, transcurrida en diversos países (Israel, Francia, Argentina y Chile), le ha permitido aprender y desplegar su arte en escenarios muy diversos. Para ella el escultor es un investigador. Y por eso, observa y estudia los materiales y sus posibilidades, para luego realizar con ellos las obras que se ha propuesto. Esta disposición a la indagación la ha llevado a probar materiales como el fierro, la piedra de río, la madera y la cerámica, en un trabajo continuo y solitario, de al menos cinco horas diarias. El trabajo es pesado. Salvo la madera, los demás materiales son exigentes, y ella misma corta, talla, lija, trabajos de bulto mediano, que luego instala, por lo general, en grandes soportes. Casi nada es utilitario. Ella va imaginando e incluso sueña con motivos diversos, que luego prueba con los materiales, en una exploración lúdica y creativa, pero tras la cual hay una larga reflexión y trayectoria artística. Sus formas son principalmente redondeadas, y han variado por estudios en torno al círculo, a las cabezas y a la figura humana, entre otros temas.

En cambio Miriam desarrolla, una línea artística moderna y minimalista, que ella identifica como de “naturaleza sintética”, quebrando las líneas de los materiales con colores contrastantes, pero que no copan la superficie de la obra, que en parte siempre permanece en color natural. Asimismo, quiebra las líneas, y agrega algo de naturaleza, incorporando, por ejemplo, pasto sintético. Este juego creativo se pudo observar en 2016 dentro de la exposición colectiva del taller de Huara Huara, dirigida por Ruth Krauskopf y en 2017 en la exposición convocada por La Moneda, denominada “Azul Esteka”, donde exhibió una de sus obras más logradas, que mostrará en el Mercaz en esta oportunidad, junto a otras nuevas creaciones.

Miriam expuso ya en el Mercaz, con el grupo Huara Huara, en 2016. Laila es la primera vez que presenta su trabajo en este espacio. Para ambas, la oportunidad de exhibir su trabajo aquí es significativa, por su fuerte conexión con la cultura y la espiritualidad judía. La exposición se inaugura el jueves 2 de agosto, a las 19:30 hrs.

Laila Havilio.

 

Myriam Hirsch.

Por Vanessa Goecke