Camila Russo, periodista:

“Cubrir el mercado de criptomonedas fue como estar en medio de un huracán”

La profesional comentó a La Palabra Israelita el gran potencial de la tecnología blockchain en el ámbito financiero, donde podría hacer algo similar a lo que Internet hizo con la información.

Camila Russo, periodista de profesión, divide su tiempo entre Nueva York y Santiago. Creció junto a su hermano un par de años menor, Alejandro y ambos hoy son ciudadanos del mundo, han vivido en varios países y les encanta viajar. Lo que mas extraña Cami de Chile son los almuerzos familiares, es que la familia por parte de su mamá, Arinoviche, se junta a almorzar todos los fines de semana, celebran las festividades judías y cada cumpleaños todos reunidos. Le preguntamos un poco más sobre su exitosa carrera y qué espera para su futuro en esta entrevista exclusiva para LPI.

-Cuéntanos un poco sobre ti, ¿cómo te defines?

-Me defino como una persona curiosa por descubrir fenómenos que transforman e impactan las vidas de las personas y apasionada por contar esas historias. Mi manera principal de contar esas historias ha sido escribiendo artículos y ahora un libro, pero no descarto explorar otros medios en el futuro. Igual, mi gran obsesión desde chica ha sido escribir, así que también me defino como escritora.

-Has vivido mucho tiempo fuera de Chile, ¿qué es lo que más extrañas de Chile y lo que más te gusta de estar en otro país? ¿Qué vínculo mantienes con la comunidad de Chile?

-Me fui de Chile el 2010 a hacer un master en Chicago y no volví más. Lo que más extraño obviamente es a mi familia y amigos. Muy secundario, pero igual, son algunas comidas. Otra cosa que me doy cuenta que extraño pero no cuando estoy afuera sino cuando vuelvo a Santiago, es estar rodeada de montañas. Cuando llego y las veo en el horizonte me doy cuenta de lo preciosas que son y del privilegio que es verlas todos los días. En Chile las daba por sentado.

“Mantengo el contacto con Chile viajando al menos una vez al año, y muchos me van a ver donde esté también. El resto del tiempo, chateando todo el rato, mandando fotos y hablando con voz y con video. Por suerte la tecnología hace que la distancia no sea tan terrible.”

-Trabajaste por mucho tiempo como periodista de Bloomberg News, Cuéntanos en qué consistía tu trabajo, ¿Cómo llegaste a especializarte en criptomonedas?

-Tomé un curso de periodismo financiero en Northwestern, donde estaba estudiando, y me gustó el tema así que postulé a la práctica de Bloomberg en Nueva York y quedé. Luego me contrataron y mandaron a Buenos Aires donde cubrí el mercado argentino (bonos, acciones y moneda) durante el gobierno de Cristina Fernández. Fue ahí, en el 2013, cuando escribí de Bitcoin por primera vez. Los argentinos estaban usando la moneda digital para resguardarse de la inflación. Estuve cuatro años en Buenos Aires, después pedí que me transfirieran a Madrid, donde cubrí acciones europeas por un año y medio.

El 2017 volví a Nueva York para formar parte de Markets Live, un blog con comentarios instantáneos sobre los movimientos del mercado. Ahí tenía la libertad de cubrir lo que encontrara más interesante y empecé a escribir sobre las monedas digitales, que estaban subiendo mucho de precio. Mis editores vieron que estaba creciendo muchísimo el interés en el tema y me pidieron que escribiera artículos de cripto fuera del blog. Así fue como por dos años tuve dos trabajos, escribir los posts del blog y cubrir el mercado de cripto, que me fascinó.

-Y hoy estás enfocada en publicar tu primer libro con la editorial Harper Collins, cuéntanos ¿cómo nace esta idea y a quién le recomiendas leerlo?

-Cubrir el mercado de criptomonedas el 2017 fue una locura, realmente se sentía como estar en el medio de un huracán. A fin de año decidí que lo que había pasado merecía un libro, algo que siempre había querido hacer y por fin había encontrado el tema en las cripto. Pensé en cuál era la mejor historia para contar. Vi que la historia de Bitcoin ya tenía varios libros y estaba bien documentada, pero no había nada parecido sobre la segunda cripto más grande, Ethereum. La historia de Ethereum es importante porque es una plataforma que permitió, por primera vez, que cualquiera pudiera emitir fácilmente su propia moneda digital y esto contribuyó en gran medida a la burbuja. Decidí escribir sobre la creación de esta moneda, los genios detrás de ella, cómo nació la idea y cómo la llevaron a la realidad. Hablé con un agente que mandó mi propuesta a varias editoriales y por suerte le gustó a la gigante de Harper Collins.

“Este libro es sobre todo una buena historia. Es de no-ficción, pero está escrito como una novela, con personajes, un arco dramático, diálogo y descripción. La parte técnica (qué es blockchain y para qué sirve) está explicada como para alguien que jamás ha escuchado la palabra y no es lo principal del libro, sino que está ahí para entregar contexto a la historia principal, que es la de estos veinteañeros (y el fundador principal, que tenía 19 años) que quieren cambiar el mundo. El libro es para cualquier persona que le interese los startups, la tecnología, las finanzas y, de nuevo, para alguien que simplemente quiere leer una historia entretenida.”

-¿Cuál crees que es el principal potencial de la tecnología blockchain?

-Creo que puede tener varios usos, pero el más prometedor en el corto plazo es el financiero. El mayor potencial de esta tecnología es la capacidad que tiene de transferir valor cruzando fronteras, sin intermediarios, instantáneamente y casi gratis. Puede disrumpir el mercado de las remesas, de las transferencias internacionales, de las operaciones en bolsa, del mercado de capitales, de los préstamos, etc. Tiene el potencial de hacer con la plata lo que Internet hizo con la información. Más ampliamente, la meta de le gente detrás de esta tecnología es llevar Internet a una tercera fase, donde el control vuelve a las manos de los usuarios en vez de estar concentrado en mega corporaciones como Google y Facebook. O sea, un futuro más descentralizado.

-¿Dónde te ves viviendo y qué te ves haciendo en 10 años más?

-Creo que lo que he aprendido de mi misma es que soy media nómade, así que imposible saber dónde voy a estar viviendo. Pero también sé que me gustan las ciudades grandes, con hartas cosas pasando y bien cosmopolitas, así que probablemente será en algún lugar así. Sé que voy a estar contando historias. Ahora que me fui de Bloomberg para terminar este libro, me doy cuenta que necesitaba la independencia y creo que en 10 años más voy a seguir siéndolo. En lo personal, espero también haber agrandado el nidito con mi marido, que ha sido un apoyo incondicional en todo este proceso.

-¿Qué podrías recomendarle a los jóvenes periodistas que quieren hacer carrera internacional?

-Es difícil llegar, pero absolutamente vale la pena todos los sacrificios. He aprendido tanto, conocido a tantas personas interesantes, hecho tantos amigos del alma, mejorado infinitamente como periodista y se me han abierto oportunidades con las que antes soñaba. En lo práctico, para mí fue clave haber estudiado afuera. La visa de estudiante te da la posibilidad de trabajar un año, lo que te permite conseguir una práctica y aumenta las posibilidades de que te contraten permanentemente. Creo que conseguir un trabajo en un medio internacional es más factible tomando ese camino que postulando directamente por el tema de la visa, al menos en Estados Unidos. Yo me fui con un crédito Corfo porque no quedé en Becas Chile, pero en retrospectiva fue mucho mejor porque me permitió seguir mi carrera afuera (con Becas Chile había que volver). Ya pre-pagué todo el crédito. Para alguien que quiere trabajar afuera, recomiendo mucho hacer todos los esfuerzos necesarios porque realmente es la mejor experiencia profesional y personal. Feliz de ayudar al que quiera, estoy en Twitter @camirusso.

 

Por Gisele Feldman