Daniel Contesse, vicerrector de Innovación y Desarrollo de la UDD:

“Cuando alguien emprende allá no piensa en Israel, piensa en el mundo”

Hace algunas semanas, nuestro entrevistado visitó Israel por segunda vez en su vida. En el contexto de la Conferencia de Universidades de Latinoamérica pudo ratificar su mirada sobre el ecosistema israelí y la pertinencia de buscar cooperación entre universidades de ambos países.

Muy impresionados por el desarrollo educativo y por el fuerte foco en emprendimiento e innovación, se mostraron los cerca de 30 rectores y vicerrectores que participaron en la Segunda Conferencia de Universidades de Latinoamérica en Israel.

La iniciativa, organizada por la Universidad Hebrea de Jerusalén y por el Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel, tuvo por objetivo fortalecer la creciente y, cada vez más importante, cooperación académica.

Al encuentro asistieron representantes de diversos países de la región, como Argentina, Paraguay, Brasil, Perú, Ecuador, Colombia, México, Panamá y República Dominicana. De Chile viajaron el rector de la Universidad de los Andes, José Antonio Guzmán, y el vicerrector de Innovación y Desarrollo de la UDD, Daniel Contesse, quien comentó con La Palabra Israelita su experiencia en Israel.

“Fue muy interesante y estoy muy agradecido por la invitación de la Universidad Hebrea. Fue muy provechoso, porque nosotros como universidad miramos mucho a Israel, hemos visitado y realizado programas en Israel, y en ese contexto repasar el ecosistema universitario y de innovación es muy inspirador para lo que estamos haciendo en la UDD y en Chile en general. Creo que fue una oportunidad para conocer lo que está haciendo en estos días este tan admirable estado”.

-¿Fue tu primera visita a Israel, se cumplieron tus expectativas?

-Estuve hace cinco años, y en esta nueva visita vi al país muy bien, como entonces. A pesar de las particularidades políticas que le toca vivir, creo que Israel es un país bien notable, que tiene claro a donde va, y con gente que trabaja duro y fuerte con ganas de hacer cosas importantes para ellos y para el mundo. En ni anterior viaje vi un espíritu de mucha fuerza, ímpetu, inversión y emprendimiento, y ahora noté lo mismo, un país vivo, que avanza, universidades pujantes, con proyectos potentes y una cultura de innovación y emprendimiento muy fuerte.

-¿Que busca la UDD en Israel, por que Israel y no otros países?

-Nosotros somos una universidad orientada con fuerza a la internacionalización de nuestra propuesta académica. Creemos que la variable globalización es fundamental. Somos una universidad joven, pero dedicamos harto esfuerzo para tener una universidad globalizada, en un país que le cuesta ser globalizado, como es Chile. Para nosotros, Israel muestra dos elementos muy interesantes. Primero, desde ciertos puntos de vista tiene similitudes con Chile, aunque es más desarrollado que nosotros, pero es más cercano que EEUU, en términos de desarrollo, tamaño y de la cultura de la gente. Uno se siente muy cómodo como chileno allá. Entonces, como ha tenido desafíos análogos a Chile, se puede una conversación de tú a tú, no como sucede muchas veces con países muy desarrollados con los cuales la relación que se da es más unilateral. Y, en segundo lugar, hay ciertas cosas de Israel que están muy alineadas con lo que nos interesa como universidad, la innovación y el emprendimiento, que pensamos que es algo muy relevante y nosotros creemos que hemos jugado un rol en estos temas queremos seguir haciéndolo.

-¿Qué espacios de cooperación vislumbran?

-Israel es un país muy complementario con Chile, donde podemos encontrar ejemplos, vínculos y oportunidades de cooperación. En concreto queremos aumentar la cooperación, intercambio de alumnos, intercambio de investigación, intercambio en emprendimiento, aprender más sobre lo que ha hecho y qué puede ser relevante a Chile, y por otro lado tal vez nosotros también tengamos algo que aportar.

-¿Cómo se puede aterrizar esta conexión entre ambos países?

-Una apreciación de orden general es que hay que aumentar los niveles de intercambio en general, porque las transformaciones tienen que ser culturales y no pueden depender de una persona en particular. La manera más razonable es consolidar los niveles de intercambio, tanto con alumnos, académicos o gestores, que es el caso mío… Más en lo especifico, creo que es muy interesante el foco que Israel tiene en generar una ciencia que impacta, en Israel es normal y bien mirado que los investigadores estén pensando en solucionar problemas concretos, en generar una startup, en generar patentes y licenciarlas, en definitiva, generar valor económico y social. Lamentablemente creo que en estos temas en Chile hay un rezago cultural, ya que se mira con sospecha y prejuicio. Acá hay un espacio para aprender desde el punto de vista cultural e ideológico, pero también de los elementos concretos, instrumentos, políticas públicas aprendizajes, prácticas, etc.

“Por otro lado, hay mucho para trabajar en el ecosistema de emprendimiento, o sea en cómo generar las condiciones y moméntum para nuestro ecosistema. Y, adicionalmente, donde tenemos muchas diferencias, es en la mirada global que tienen en Israel, pues entienden que la única forma de sobrevivir a largo plazo es insertarse en el mundo, y eso tiene implicancias de todo punto de vista. Cuando alguien emprende no piensa en Israel, piensa en el mundo. Nosotros en Chile vivimos en una isla y hacemos todo para Chile, y eso no nos va allegar muy lejos.

Por LPI.