Por Rabino Ariel Sigal

Contigo, si eres su enviado

“Y aun con todo esto, estando ellos en tierra de sus enemigos, no los rechazaré, ni los aborreceré, para destruirlos por completo, y romper mi pacto con ellos” Vaykrá 26:44. No hay abandono, no hay alejamiento, no hay razones para sentir la ausencia de D-s. Explica el Midrash que incluso la Shejiná acompañó a Israel en el exilio, en el dolor y en la tragedia – Shmot Rabbah 23:5.
Shmuel de Nehardea interpretó las palabras de Vaykrá para enseñarnos que D-s no “rechazó” a los judíos en los días de los griegos, ni “los aborreció” en los días de Nabucodonosor, ni “los destruyó por completo” en los días de Haman, ni “rompió el pacto [de D-s] con ellos” en los días de los persas, “porque [D-s será] el Señor tu D-s” en los días de Gog y Magog.

Del mismo modo, una Braita enseñó que D-s no los “rechazó” en los días de los caldeos, porque D-s les envió a Daniel, Jananiah, Mishael y Azariah. D-s no los “aborreció” en los días de los griegos, porque envió a Shimón Hatzadik, Jashmoneos e hijos y Matitihau el Sumo Sacerdote. D-s no los “destruyó por completo” en los días de Hamán, porque D-s les envió a Mordejai y Ester. D-s no “rompió el pacto con ellos” en los días de los persas, porque envió casas de estudio y generaciones de sabios, “porque [D-s será] el Señor tu D-s “en el tiempo venidero, cuando ninguna nación o pueblo podrá someterlos” – T. Meguilá 11a.

No hay justificación de rechazo divino sino abandono humano de propósitos y búsqueda. El alejamiento del plano supremo e ideal, es imposibilitarnos a ver alternativas y comprender que siempre hay opciones del presente. En cada infortunio, explican los Sabios, D-s estuvo para ofrecer ayuda. Nos convertimos en su enviado y no hay rechazo. Nos convertimos en aliados y no hay destierro. Nos convertimos en buscadores y entonces no hay destrucción.

Por Rabino Ariel Sigal