JEWBER fue creado por dos ex madrijim de Maccabi:

Comunidad judía ahora tiene su propia versión de Uber

A través de mensajes de whatsapp, los fundadores de esta plataforma de transportes reciben las solicitudes de traslado, activan a alguno de los conductores disponibles y realizan el monitoreo del viaje.

“JEWBER es la nueva forma de transportar a la comunidad, trasladando a tus hijos de la forma más segura y confiable posible, entre conocidos. Somos una plataforma de transporte, que es la solución al problema de los padres que trabajan, viajan o no alcanzan a buscar a sus hijos y no confían en los medios de transporte ya existentes”.

Así definen Alvaro Tunik Dreiman y Matias Elfenbein Rosenberg, ex madrijim de Maccabi Hatzair, el emprendimiento que lanzaron hace algunas semanas, aprovechando su red de contactos y las opciones de comunicación que ofrece la plataforma de whatsapp.

“En JEWBER conocemos las necesidades de nuestros clientes, por eso ofrecemos el servicio de transporte para Bar/Bat Mitzvá, Escuela/Curs de madrijim, tnuot, talmud, ramas deportivas, salida del colegio, cumpleaños, juntas nocturnas, carretes, o para lo que necesites, incluso para buscar algo que se te quedó en la casa u otro lugar, artículos de oficina o recetas médicas”.

-¿Cómo nació la idea de crear JEWBER?

-La idea surge en el marco del programa tnuatí de Shnat Hajshará, en el cual, en el ramo de fundraising y emprendimiento, debíamos encontrar una forma de recaudar fondos para nuestra tnuá. Empezando desde la base de ayudar a la comunidad, al mismo tiempo que la comunidad nos ayude a nosotros.

-¿Cuál es el servicio diferenciado que ofrecen? ¿Por qué es más seguro usar JEWBER?

-Lo que nos diferencia de otros medios de transporte, es que nosotros trabajamos con un equipo de conductores compuesto por ex y actuales madrijim de las tnuot, todos jóvenes de la comunidad, y, por ende, gente con la que nuestros clientes sienten la seguridad y la confianza de transportar a sus hijos. Otro valor que nos diferencia es la cercanía de nuestros conductores con nuestros pasajeros, el conocimiento de los lugares por donde se movilizan, y tener facultad de ingresar a los establecimientos en donde se encuentran nuestros pasajeros (EIM, Sinagogas, colegios, entre otros), asegurándoles, una vez más, seguridad y confianza a los padres; además, mantenemos el contacto constantemente desde que nos solicitan el viaje, pasamos a buscar a los pasajeros, hasta que los dejamos en su destino.

-¿Cómo se conforma su red de conductores?

Lo que buscamos en nuestros conductores es que sean el reflejo de nuestros máximos valores, la seguridad y la confianza, así es como nuestro equipo de conductores se conforma de jóvenes de la comunidad, ex alumnos del Instituto Hebreo, y actuales y exmadrijim de las tnuot. No cualquier joven de la comunidad puede trabajar con nosotros, es necesario que respeten las reglas del tránsito, las reglas que tenemos como comunidad de conductores y que el vehículo que conducen cumpla con todos los reglamentos establecidos, además de poner la música que pidan los pasajeros.

-¿Cuál ha sido la respuesta de los usuarios y sus padres?

-La respuesta ha sido mucho mejor de lo que esperábamos, padres nos han comentado que les arreglamos la vida con el servicio, que somos una solución a los problemas de transporte, y los usuarios no nos ven como un conductor de taxi cualquiera, sino como un amigo que los está llevando a su destino, tanto así que algunos padres nos han manifestado que sus hijos incluso prefieren transportarse con nosotros que con ellos.

-¿Qué anécdotas les han sucedido?

-Cosas interesantes han sucedido, por ejemplo, en uno de nuestros viajes, los pasajeros le preguntaron a su conductora si ya tenía hijos y si tenía 40 años (tiene 22, y no parece de 40). También nos ocurrió que, en uno de esos silencios incómodos, que no sabes qué conversar con tu pasajero, a este se le escapó un pedo. Por último, durante nuestro primer mes de funcionamiento, nos surgió el primer viaje oficial de JEWBER EATS, donde el pasajero eran 8 cajas de pizza con destino a un cumpleaños.

-¿Qué expectativas tienen ustedes de este proyecto a futuro?

-Las expectativas de nuestro primer mes de funcionamiento ya se vieron superadas, el crecimiento de JEWBER fue mucho mayor a lo que proyectábamos, pasando de 4 viajes en la primera semana, a tener unos increíbles 38 viajes en la última semana de marzo. Para futuro nuestras expectativas son poder transportar a todas las personas de la comunidad que soliciten el servicio, expandiendo nuestra red al adulto mayor, y también a los padres e instituciones comunitarias que puedan necesitar el transporte. Y, además, seguir ayudando a las personas que necesitan un ingreso extra trabajando con nosotros.

 

Por LPI