Consejos de la Dra. Jocelyn Bok Oksenberg:

¿Cómo prevenir las caries de los niños en vacaciones?

En vacaciones cambiamos nuestros hábitos alimenticios y le damos a nuestros hijos alimentos que generalmente en el año restringimos. En síntesis, somos más desordenados en nuestras comidas. Cada vez que comemos, baja el PH de nuestra boca (más aún si es un alimento azucarado), creando así un ambiente propicio para desarrollar caries. Al comer, estamos formando un entorno ideal para que proliferen las bacterias de las caries una y otra vez.

Sumado a esto, el “relajo” que sentimos por estar de vacaciones hace que restemos importancia a la correcta higiene bucal de nuestros pequeños y muchas veces los cepillamos mal o no los cepillamos. Pero cuidado… ¡son casi 3 meses de vacaciones!

Es mucho tiempo y esto puede traer consecuencias muy negativas e irreversibles. Por lo mismo, debemos tomar algunas medidas para evitar o minimizar el impacto de las vacaciones en la boca de nuestros hijos.

Consejos:

1.- Si le damos a nuestros hijos alimentos azucarados, intentemos que dulces, helados, pasteles, etc., sea a modo de postre y no entremedio de las comidas. Así nos aseguramos que cepillaremos sus dientes después.

2.- Si tienen hambre a media mañana o media tarde, aprovechemos la fruta de verano que es realmente rica. Se las podemos dar enteras o en jugos.

3.- Hagamos helados caseros con fruta natural. Son tan dulces las frutas que no necesitamos agregar ni azúcar ni endulzante.

4.- Cuando vayamos a la playa o de paseo y la idea es pasar el día entero allí, llevemos “snacks saludables” (frutos secos, sándwichs, leches, fruta fresca, compotas, galletas integrales, etc.).

5.- Si vamos de vuelta a casa luego de un largo día de paseo y sabemos que los niños se dormirán en el auto, idealmente cepillémosles los dientes antes de subirlos al auto. Si esto no es posible, hagamos que se enjuaguen un par de veces con bastante agua.

6.- Antes de volver a clases llevemos a nuestros pequeños a una revisión dental y, partamos así el año con una boca sana.

Prevenir las caries en vez de tratarlas es la manera más fácil, rápida, económica y sencilla que hay y, además, creará en nuestros pequeños una relación siempre amigable con el dentista.

Por Jocelyn Bok Oksenberg.