Por Rabino Ariel Sigal:

¿Cómo?

¿Cómo puedo yo solo llevar el peso y la carga de vosotros y vuestros litigios? Dvarim 1:12. Tres persona dijeron Eijá ¿Cómo?: Moshé, Ishaia e Irmiha. Moshé vio a los judíos en su nivel más elevado, Ishaia los vio cuando estaban cayendo e Irmiha los vio en su nivel más bajo.

Moshé percibió lo difícil que era inculcarle al pueblo judío un verdadero sentido de justicia. Aunque estableció un sistema de jueves y de cortes, conocía muy bien los problemas de mantener tal sistema y se lamentó ¿Eijá? ¿Cómo he de sobrellevar yo solo?

Ishaia observó a los judíos después de que su sentido de justicia se había corrompido y exclamó ¿Eijá? ¿Cómo es posible que la ciudad de justicia -Ierushalaim- se haya vuelto una ramera? Ishaia 1:21 – porque en un sentido pervertido de la justicia lleva a la inmoralidad.

La justicia continuó deteriorándose hasta que el Templo fue destruido, haciendo que Irmihai se lamentara ¿Eijá? ¡Cómo se sienta solitaria la ciudad que estaban tan llena de gente! (Eijá 1:1). La rectificación del Templo destruido y, por extensión, la rectificación de nuestro sentido de justicia, tendrá lugar con la llegada del Mashiaj, quien juzgará de manera recta.

La clave de tantas pérdidas del 9 de Av, se esconde en la misma palabra “Eijá” -¿Cómo?-. Una “Alef”, que representa el abandono al Uno, a D’s. Una “Yud”, que simboliza el alejamiento de los 10 mandamientos. Una “Jaf”, que muestra el olvido del lazo generacional, como las 20 generaciones que existieron desde Adam hasta Abraham. La “Hei”, que conmueve frente a la desidia e indolencia de los 5 libros de la Torá y su estudio. Renovados, debemos comprender que D’s, los mandamientos, la familia y la Torá deben ser un estandarte para no lamentar bajezas y tragedias nacionales.

Por Rabino Ariel Sigal