Exitoso programa:

Comenzó Travesía Mercaz

Ya se inició el programa Travesía Mercaz, entrevistamos a Jessica Landes para saber más sobre este programa.

-¿Cómo nace esta iniciativa de Travesía Mercaz?

– Travesía nace para dar seguimiento al proceso de repensar la forma de desarrollar la identidad judía conservadora, la pertenencia y el desarrollo comunitario. Es la continuación del proyecto Iozmá (iniciativa) del año pasado. Es un proyecto que nace para seguir capacitando y empoderando especialmente el voluntariado de nuestra comunidad pero que está abierto a todos los socios.

Lo que tiene Travesía de único es el viaje a Polonia con el rabino Eduardo Waingortin y conmigo como guía. La idea es generar una experiencia transformadora desde el punto de vista cognitivo y principalmente espiritual. Es experimentar esa vivencia única con nuestra comunidad y con el acompañamiento de nuestro rabino. Después de Polonia, aquellos que quieran seguir su Travesía, pueden continuar el viaje a Israel en compañía del rabino Eduardo.

El tema de la shoá nos abre la posibilidad de repensar nosotros mismos, individuos judíos en el mundo, nuestras acciones en este mundo y nuestras prácticas judías en casa y en nuestra comunidad. Es un tema que toca lo particular y lo universal de cada uno de nosotros, a través del cual generamos un compromiso con el mundo en que vivimos.

En Travesía trabajamos la shoá no como una forma de generar rabia o culpa y si como una forma de desarrollar y construir identidad. La idea es no quedarnos solamente con las atrocidades cometidas, sino también conocer la maravillosa vida cultural y social que los judíos tenían en cada una de sus comunidades, es conocer la idiosincrasia particular de cada lugar.

El enfoque está en la vida que teníamos como pueblo judío antes de la shoá, en la vida judía que seguimos desarrollando durante la shoá y como seguimos adelante después. Solamente cuando entendemos qué perdimos es que podemos dimensionar qué ya no hay, que desapareció junto con los 6 millones de judíos. Así podemos cuestionar que hacemos hoy en día. Al analizar el pasado, podemos replantear el presente y crear el futuro que deseamos para nuestra comunidad.

Es importante resaltar que el proyecto cuenta con el apoyo de la Fundación Memoria Viva y del Museo Interactivo Judío de Chile.

-¿En qué consiste el programa y quienes serán los que dictarán los cursos?

-El programa consiste en 10 clases de preparación para el viaje y un encuentro posterior. Son clases que apuntan al contenido necesario para tener un panorama de lo que fue la vida judía antes de la shoá, la cronología de los hechos durante la shoá y cómo seguimos adelante como pueblo después. Siempre relacionando el contenido con nuestro presente.
La idea es que todos lleguemos a Polonia con una base de conocimiento en común, con un idioma en común, que manejemos los mismos conceptos y paradigmas educativos.

Las clases serán dictadas por mí con la participación de Karen Codner, Paula Calderón y de Ilana Solowiejczyk de la fundación Memoria Viva.

-¿Cuáles son los objetivos que esperas cumplir al finalizar este Programa?

-Solo con el hecho de que los participantes reflexionen sobre su judaísmo, sus prácticas judías, su actuar en el mundo, ya es un logro. Pero lo que más apuntamos es que las personas, después de haber pasado esa experiencia, se involucren más con sus prácticas judías, sea en sus casas, con sus familiares, pero principalmente en la comunidad. Un judío no puede seguir siendo judío sin comunidad. Nosotros históricamente somos un pueblo que necesita del marco comunitario para poder seguir adelante y enfrentar los desafíos que el mundo nos presenta. Creo en la fuerza del grupo. Juntos podemos mucho más que solos. Juntos podemos transformar el mundo y superar cualquier adversidad, así como hicieron nuestros antepasados.

Por LPI.