INSERCIÓN - Por CJCh

CJCH VISITA A LA COMUNIDAD JUDÍA DE CONCEPCIÓN Y PARTICIPA DE LA SEMANA DE LA MUJER DE QUILICURA

UN ALMUERZO DE SHABAT CON LA COMUNIDAD JUDÍA DE CONCEPCIÓN

El pasado sábado 23 de marzo, la Vicepresidente Ejecutiva de la CJCh, Jaqueline Rosenberg, junto al Director Ejecutivo, Marcelo Isaacson viajaron hasta la ciudad de Concepción para reunirse con la comunidad judía local. La agenda que les esperaba era intensa, directo del aeropuerto asistieron al servicio religioso y luego participaron de un kidush comunitario.

Durante la jornada, pudieron interiorizarse de la dinámica comunitaria, y ver el esfuerzo que realizan para mantener las tradiciones judías. La Comunidad está compuesta por 70 personas, de los cuales sólo 7 son niños.

La jornada finalizó con una visita a la Carpa de la Paz, iniciativa que se inserta en la realización del Festival de Innovación Social, organizado y gestionado por Jonathan Herzfeld. El mismo busca ser un espacio de co-existencia y conversaciones entre la comunidad judía y palestina.

Para el Director Ejecutivo de la CJCh, Marcelo Isaacson, “fue muy bonito ir hasta Concepción, vamos a ver la mejor forma de acercar y acoger a las comunidades judías de regiones, lo más gratificante es sentir que estas visitas les permite sentirse escuchados y contenidos”.
Por su parte, Jaqueline Rosenberg expresó “emoción al ver esfuerzo y el compromiso de estas hermosas familias judías que a pesar de ser pocos, y casi no tener mayor infraestructura comunitaria, mantienen las tradiciones y se preocupan de traspasarlas a las próximas generaciones”.

EMPODERAMIENTO FEMENINO, KRAVMAGA, COCINA JUDIA Y YOGA DE LA RISA EN QUILICURA

Gracias a una invitación del Alcalde de Quilicura, Juan Carrasco, la CJCh organizó diversas actividades en el marco de la Semana de la Mujer de la Municipalidad. Una espectacular charla de Gisele Feldman, fundadora del Movimiento “Empodérate”- que busca visibilizar el rol de las mujeres profesionales judías-, comparando el rol de la ex Primer Ministro de Israel, Golda Meir con la ex Presidenta de Chile, Michelle Bachelet, y una exquisita clase de comida judía, organizada por Pablo Pinto, fueron las actividades con que la CJCh aportó a esta semana.

La primera actividad realizada el día lunes 25 de marzo, reunió a más de 25 líderes comunales y se tituló “Mujeres y liderazgo: De lo imposible a lo posible, de Golda Meir a Michelle Bachelet”. Ahí, Gisele Feldman, acompañada de la Vicepresidenta de la CJCh, Jaqueline Rosenberg, habló del rol de la mujer en cargos de poder y cómo las mujeres pueden traspasar las barreras de lo preestablecido.

Para Gisele “a través de preguntarnos qué características tiene un líder, llegamos a construir el ideal de liderazgo para nuestros tiempos. Un líder más que hablar debe saber escuchar, es cercano, inspira confianza. Las dirigentes comunitarias de Quilicura encarnan esos valores y viven día a día el desafío de liderar a sus familias, amigas y comunidad. Aun así, dudaban si calzaban o no con la definición de líder. La humildad y el valor de cada una de ellas eran inmensos”. “Como judía fue muy potente para mí ser invitada a dar esta charla, y mostrar la fuerza del judaísmo para progresar y empoderar, algo que le hizo mucho sentido a las mujeres que vinieron a la charla”.

En el marco de la misma semana, el día miércoles 27, la Embajada de Israel en Chile organizó una clase de Krav Maga, técnica israelí de autodefensa, empoderando a las mujeres con herramientas de autocuidado, las asistentes valoraron el que se les enseñe a cómo defenderse y también el que hayan podido asistir acompañadas de sus hijos.

La última actividad la guio el destacado cocinero comunitario, Pablo Pinto, quien realizó una masiva clase de comida judía promocionada con el título “De la tradición a la mesa”, enseñando a preparar algunos de los platos más deliciosos de nuestra cultura; crepelej y bareniques llegaron hasta la cocina de las mujeres de Quilicura. Pablo además aprovechó la actividad para contar historias de la mesa judía, de inmigración, de la mezcla de sabores y orígenes que forman las recetas de nuestra comunidad, y también de hablar con las asistentes y enseñarles sobre judaísmo por medio de la comida.

Para Pablo “fue un lindo desafío enseñar a cocinar a personas que están lejos de conocernos como judíos. Lo más importante en estos espacios es poder transmitir algo más allá de una receta; Cocinar crea un ambiente de cercanía y me permite traspasar parte de nuestra historia culinaria y también de nuestra historia como pueblo. Este tipo de actividades te da la posibilidad de relacionarte con más intimidad y entregar parte de nuestra cocina, con un simple varenique se den cuenta que, con harina, agua, papas, cebolla y un huevo, se puede alimentar a una familia con algo novedoso y rico. Para mi esta fue una gran experiencia”.

A estas actividades, se sumará una clase de “Yoga para la risa” que se realizará en el mes de abril, coordinada por Wizo y la CJCh.