Jevra Kedisha:

Círculo Israelita y NBI suscriben acuerdo por cementerio

Ambas instituciones actualizaron y mejoraron el convenio que tenían para el uso del Cementerio Israelita de Conchalí, todo esto en el contexto del clima de entendimiento y cooperación que se han instalado en las instituciones masortim.

El Círculo Israelita de Santiago y la Nueva Bnei Israel (NBI), suscribieron el pasado viernes 4 de agostos un Memorándum de Entendimiento, relativo al quehacer de la Jevra Kedisha en el Cementerio Israelita de Conchalí.

Si bien hace ya varios años existe un protocolo entre ambas instituciones respecto del uso de espacios en el cementerio ante eventuales fallecimientos, se estimó oportuno actualizar las condiciones, para facilitar el acceso a los espacios disponibles en el camposanto.

Cabe señalar que el Círculo Israelita administra el Cementerio Israelita de Conchalí, con una política de puertas abiertas a las instituciones de la comunidad judía que requieran sepultar a sus socios o adherentes.

En este contexto, hay que recordar que hacia fines del año 2015 se firmó un acuerdo de trabajo conjunto entre el Círculo Israelita y las 5 comunidades ortodoxas de Chile para proporcionar a los socios de estas últimas una zona exclusiva en el Cementerio de Conchalí. Este acuerdo fue alcanzado gracias a un esfuerzo conjunto, para avanzar en la línea de una colectividad más unida.

Nuevo acuerdo

El acuerdo entre el Círculo y la NBI se suscribió el viernes pasado, en una ceremonia en la que estuvieron presentes los presidentes de ambas instituciones, Andrés Fosk y Tomás Munzer; los rabinos Eduardo Waingortin y Alejandro Bloch; los presidentes de Jevra Kedisha, Jorge Ancelovici y Roberto Pincus; y los directores ejecutivos, Mario Kiblisky y Verónica Aguirre.

Consultado Andrés Fosk sobre el acuerdo, indicó que se trata de un ordenamiento de la relación que tiene la NBI y el Círculo referente al cementerio. “Pero esperamos se convierta en la primera piedra de una nueva manera de relacionarnos y hacer las cosas de manera más colaborativa y cercana. Hay muchas áreas donde podemos apoyarnos y esperamos comenzar a hacerlo desde ahora”.

-¿Cómo fue el proceso de diálogo para avanzar en este tema?

-El proceso fue un poco más largo de los esperado debido a las agendas de ambas instituciones, pero fue una gran oportunidad para intercambiar puntos de vista sobre nuestras realidades y problemas.

-¿Qué es a tu juicio lo más relevante de este acuerdo para el Círculo?

-Cualquier acuerdo que modernice las relaciones entre las instituciones hermanas me parece de la mayor relevancia. Soy un convencido de que el solo hecho de sentarnos en una mesa a ver cómo ayudarnos entre todos es tiempo muy bien invertido. Eso es para mí lo más relevante, y confío en que en el futuro se nos unan más comunidades masortim.

-¿Qué otros elementos se podrían incluir en una agenda de trabajo común entre ambas instituciones?

-Durante la firma del convenio acordamos con la Dirección Ejecutiva y Presidencia de la NBI buscar maneras de ayudarnos mutuamente, lo que espero se materialice reuniéndonos pronto. Como comenté antes, hay mucho que hacer y a lo mejor han faltado las voluntades o confianzas en el pasado, pero ojalá hoy las condiciones estén dadas.

Por su parte, Tomás Munzer, presidente de la NBI, destacó que esta iniciativa comenzó hace aproximadamente un año atrás por parte del Círculo Israelita de Santiago.

“Es un acuerdo de gran importancia histórica, ya era muy necesario mejorar los convenios existentes y formalizarlos”.

El dirigente recordó que este proceso se inicio bajo la presidencia de Claudio Wortsman por parte de la NBI. “Ambos directorios y presidentes, junto a los rabanim Waingortin y Bloch, coincidieron en que era importante compartir esta ocasión tan especial. El liderazgo de la NBI cree firmemente que la colaboración y proyectos conjuntos son necesarios para fortalecernos y proyectar el futuro. Hay proyectos en carpeta para actividades conjuntas”.

Por LPI.