Acaban de firmar acuerdo:

Círculo Israelita y Memoria Viva coordinarán Marcha por la Vida

Ambas instituciones se enfocarán en un trabajo colaborativo para lograr una potente participación de Chile en este programa mundial, que comienza con una visita a los campos de exterminio en Polonia y termina con la celebración de Iom Haatzmaut en Israel.

Con el gran desafío de materializar exitosamente en Chile la Marcha por la Vida 2019, el Círculo Israelita de Santiago y Fundación Memoria Viva suscribieron un acuerdo para promover y organizar la delegación local que asistirá a este programa.

Junto con agradecer a Alejandra Tolcachier, representante de Marcha por la Vida Argentina y en general a todas las autoridades de esta iniciativa mundial, los directores ejecutivos del Círculo y Memoria Viva se mostraron confiados en que cada vez más judíos podrán participar en esta experiencia.

Según explicó Alejandra Tolcachier este programa está organizado desde la oficina central en Nueva York, con el apoyo de Israel, y desde sus inicios en 1988 han participado más de 52 países.

“Cada país se contacta con la oficina central y organiza los grupos de su delegación”, explicó, agregando que “la función de los representantes locales es el nexo con Marcha por la Vida Internacional para convocar a los grupos que participaran, la organización del programa y difusión del mismo”.

Respecto del acuerdo firmado en Chile, relató que el objetivo es que Memoria Viva y Círculo Israelita, con el apoyo de Marcha por la Vida Argentina, se ocupen de la convocatoria y organización en Chile.

“En el 2017 iniciamos contacto con ambas instituciones, quienes estaban interesadas en llevar el proyecto en adelante. Queremos que la delegación de Chile participe todos los años en el programa de Marcha por la Vida”, concluyó.

Memoria Viva

Por su parte, Anat Berlín, directora ejecutiva Fundación Memora Viva, recalcó que Marcha por la Vida está absolutamente alineada con la misión de Memoria Viva, que es preservar la memoria y educar. “También representa para la comunidad chilena una oportunidad de aprendizaje en un contexto diferente al habitual. Es fundamental rescatar y generar instancias para que el legado de los sobrevivientes y refugiados esté vivo entre nosotros. Es de suma importancia estar alerta a las tendencias revisionistas, no con el afán de asumir un rol de víctimas, sino por el contrario, para preservar este capítulo de la historia que nos ha marcado como judíos contemporáneos. La Shoá marcó un antes y un después en la historia de la humanidad, y es un deber universal conocerla, preservarla y educar sobre ella. Todos somos responsables de aprender a identificar las señales de alerta que anteceden a eventos de esta naturaleza”.

La dirigente destacó el hecho de que “por primera vez a nivel comunitario nos hemos organizado para recorrer Polonia junto a cientos de judíos del mundo, y eso nos entrega un sentido de unidad y de responsabilidad que sobrepasa los límites de Chile”.

Finalmente, comentó que el trabajo se realizará en forma coordinada con el Círculo Israelita y Marcha por la Vida Argentina, para concretar un viaje inolvidable. “Por nuestra parte, ofreceremos cursos y charlas especialmente diseñadas para los participantes, con contenido de primer nivel. Así, cada uno tendrá una preparación que los conducirá a un viaje extraordinario. Pronto y de manera conjunta con el CIS pondremos a disposición información más detallada y concreta”.

Círculo Israelita

En tanto, Mario Kiblisky, director ejecutivo del Círculo Israelita, destacó que sería ideal si todos los judíos pudieran vivenciar la experiencia de la Marcha por la Vida, aunque sea dolorosa, pues hay que aprender del sufrimiento, y poder traspasar estas vivencias a nuestros hijos y nietos, para que se valore mucho más aún a aquellos sobrevivientes del capítulo más negro de la historia de la humanidad, como fue la Shoá. “Es por esto que, en conjunto con la Fundación Memoria Viva, no dudamos en tomar este proyecto, que queremos sea lo más transversal posible, de tal modo que cualquier judío, independiente de su tendencia, pueda tener esta experiencia, en donde se pasa del dolor y sufrimiento máximo a la alegría inmensa de vivir Iom Haatzmaut en nuestra tierra Israel”.

Respecto de la importancia comunitaria de esta iniciativa, agregó que el aprendizaje que se da en la Marcha es muy relevante, y por esto la trascendencia de este proyecto para la comunidad judía chilena. “Vivir esta experiencia, cerrar los ojos e imaginar el sufrimiento que pasaron millones de hermanos judíos, nos dará aún más fuerza para nuestra continuidad como pueblo en la diáspora”.

Finalmente, respecto de la forma de trabajo a desarrollar, Kiblisky manifestó el deseo de hacer muy bien las cosas junto a Memoria Viva, con una planificación profesional que comenzará en forma anterior al viaje. “Para eso, matizaremos con clases, sensibilización y participación de los Rabinos. Y también queremos desarrollar un enfoque post experiencia, de tal forma que los javerim que vivan esta tremenda vivencia puedan traspasarla”.

Firma de Alejandra Tolcachier.

 

Firma de Anat Berlin, Memoria Viva.

 

Firma de Mario Kiblisky del Círculo Israelita de Santiago.

Anat Berlin de Memoria Viva y Mario Kiblisky del Círculo Israelita de Santiago.

Por LPI