Entrevista exclusiva:

Chemi Peres agradeció calle en honor de su padre

Gran impacto por nueva calle Shimon Peres

Ubicada en el deslinde oriente del Instituto Hebreo, la nueva calle será un permanente recordatorio de la importancia de trabajar por la paz y el acercamiento entre los pueblos, una actitud que encarnó a la perfección el ex Presidente de Israel. Su hijo, Chemi Peres, reveló a La Palabra Israelita los entretelones de este año de duelo…

Con la presencia del alcalde de Lo Barnechea, Felipe Guevara; del embajador de Israel, Eldad Hayet; del presidente de la CJCh, Shai Agosin, y de diversas autoridades municipales, comunitarias y del Instituto Hebreo, el pasado jueves 26 de octubre se inauguró oficialmente la calle Shimon Peres, en recuerdo y honor del ex Presidente de Israel y Premio Nobel de la Paz.

De esta forma, Chile se convirtió en uno de los primeros países del mundo en homenajear con una calle en su honor al fallecido Shimon Peres.

En este contexto, uno de los tres hijos del extinto mandatario, Chemi Peres, grabó un video con sentidas palabras de agradecimiento por este gesto, el cual fue proyectado durante el acto. Pero, adicionalmente, Chemi Peres concedió una entrevista exclusiva a La Palabra Israelita, en la que reveló el impacto que tuvo la partida de su padre en la familia, como asimismo los mensajes y enseñanzas más potentes que dejó tras su muerte.

La iniciativa del alcalde de Lo Barnechea, en conjunto con el Círculo Israelita, el Instituto Hebreo y la Comunidad Judía de Chile, se produjo a poco más de un año del fallecimiento del líder israelí, y se sustenta en la cercanía del edil con la comunidad judía, que tiene una importante presencia en la comuna, a través de diversas instituciones y sinagogas.

La calle Shimon Peres está ubicada en el deslinde oriente del Instituto Hebreo, y fue abierta este año para mejorar la conectividad entre Avenida Las Condes y Monseñor Escrivá de Balaguer.
El acto oficial de inauguración de la calle Shimon Peres incluyó las palabras del director del Instituto Hebreo, Sergio Herskovits, del rabino del Círculo Israelita de Santiago, Gustavo Kelmeszes, del propio alcalde Guevara, de Shai Agosín y del embajador Hayet.

En sus palabras, el embajador Hayet agradeció la iniciativa municipal y enumeró algunos aspectos biográficos de Peres: “Peres fue un actor clave de los dos pilares que han sustentado a Israel en sus 70 años de vida. Trabajó para desarrollar y fortalecer el sistema de defensa nacional y fue un incansable promotor de la paz y la cooperación entre los pueblos”.

Por su parte, Shai Agosin, destacó que la Municipalidad de Lo Barnechea honra, a quien siendo Ministro de Asuntos Exteriores, “impulsara las conversaciones de paz con los países árabes y con la OLP de Yasser Arafat, que culminaron con los Acuerdos de Oslo de 1993 y que lo dejaron registrado en la historia como un estadista de talla internacional”.

Chemi Peres, sobre el legado de su padre:
“El futuro del Medio Oriente será pasar de Start-Up Nation a Start-Up Region”

“Simplemente no estaba preparado para perderlo”. Con estas sentidas palabras comienza Chemi Peres, hijo de Shimon Peres, su diálogo con La Palabra Israelita, a más de un año del fallecimiento del estadista.

“Desde que me hice cargo del Centro Peres por La Paz, entendí que esa sería la plataforma desde la que serviría mi padre luego de terminar su Presidencia. Su regreso al Centro fue maravilloso. Durante esos años no hubo un solo día en que no pensara que inevitablemente vendría el momento en que tendríamos que despedirnos de él. Muy dentro guardaba la esperanza de que llegaría a los 100. Temía la llegada de ese día. Pero nunca imaginé la tristeza que me embargó, en cada célula de mi cuerpo. Sentí que me estaba dejando quien fuera mi ejemplo, mi inspirador, mi confidente y, por supuesto, mi padre”, explica.

-¿Qué rasgo de la personalidad de su padre destacaría?

-Mi padre creía profundamente en la capacidad de las personas de marcar la diferencia. En particular, le encantaba reunirse con jóvenes para inspirarlos y empoderarlos a soñar en grande. Por eso escribió su libro “No Room for Small Dreams”. Ahí cuenta las enseñanzas que aprendió durante su vida y, mirando al futuro, intenta guiar a los jóvenes para que no tengan temor de perseguir sus sueños. Recomiendo que gente de todas las edades lea sus palabras y puedan inspirarse. Mi padre era un optimista, y eso le permitía ver oportunidades que otros muchas veces perdían. Ser optimista te permite visualizar el mejor resultado posible, y así trabajar para conseguirlo. Mi padre sabía que la tecnología era el futuro, pues nos permite sobrepasar fronteras y crear un mejor mundo para todos. Pero a la vez siempre advertía que necesitamos que la innovación y la ética operen en conjunto para asegurarnos de que el futuro será mejor.

-Con la perspectiva del tiempo, ¿cuál cree que fue el principal legado que dejó Shimon Peres?

-El legado más profundo de mi padre es la noción de que estamos pasando de un mundo basado en territorios a uno basado en ciencia y tecnología. Antiguamente lo único relevante era tener ejércitos, ampliar territorios, obtener recursos naturales y mano de obra barata. Hoy podemos crear energía, comida y agua con ciencia y tecnología. La automatización y robotización reemplazaron la esclavitud de la antigüedad. Por primera vez en la historia, podemos ganar sin que otros pierdan. Mi padre pensaba que los países pueden llegar a ser grandes sin necesidad de que sea expensas de otros. Por lo mismo, cada vez más responsabilidad recae en los hombros de, por ejemplo, líderes de empresas globales. Mi padre decía que tenemos que pensar más allá de las fronteras para juntos superar los desafíos del mañana.

-De sus frases célebres, ¿cuál es la que más le gusta y por qué?

-Cuando leí el epílogo de su último libro no pude parar de llorar, porque entendí que él sabía que su tiempo estaba llegando y que sus días estaban contados. Pero también porque siento que en el epílogo mi padre le habla a su pueblo, a su nación. Dice: “Se me otorgaron cerca de 2,5 billones de segundos y siento que no perdí ninguno de ellos”. Concluye que si de algo se arrepiente en su vida es únicamente de no haber soñado más, y de tener sueños más grandes. Cuando terminó de escribirlo conversamos, y al decir esas palabras, inmediatamente decidió el título: “No Room for Small Dreams”.

-Cuéntenos algo sobre el Shimon Peres más allá de lo público, sobre el padre, esposo, el ser humano, sus alegrías y sus miedos, etc.

-Muy poca gente sabe que mi padre y mi hijo (Nadav) celebraron juntos su cumpleaños el 2 de agosto, poco antes de su partida. Ellos tenían una relación muy especial, esa celebración fue muy emotiva y su recuerdo me alegra.

-¿Qué espacio tiene usted en la vida pública israelí, y en el resguardo del legado familiar?

-Como muchos israelíes mi carrera comenzó con el ejército. Entré a la Fuerza Área, donde serví como piloto por diez años. Luego estudié Ingeniería Industrial y un MBA en la Universidad de Tel Aviv. En 1992 fundé el Mofet Israel Technology Fund, un venture capital israelí listado en la Bolsa de Tel Aviv. Hoy soy cofundador y socio de Pitango, y director de varias empresas del NASDAQ. También estoy en el directorio de varias fundaciones y soy Presidente del Directorio del Centro Peres por La Paz y la Innovación, que prontamente estará inaugurando el nuevo Centro de Innovación de Israel.

-Conociendo el trabajo de su padre, le parece posible una solución definitiva al conflicto palestino-israelí?

-Pienso que el futuro del Medio Oriente será pasar de “Start-Up Nation a Start-Up Region”. Tenemos en Medio Oriente 400 millones de árabes en 22 países que hablan el mismo idioma. Pueden hacer exactamente lo que China ha hecho con el mercado chino de internet, el cual es muy diferente del americano, por ejemplo. Pienso que el desarrollo de un mercado árabe de internet generará crecimiento, aumentará el acceso a la información y entregará a la generación más joven del Medio Oriente la oportunidad de construir su propio futuro.

“El Medio Oriente es la región más joven del mundo, pero a la vez la de más bajo crecimiento económico. El promedio de edad es 25 años, el 60% de la población tiene menos de 30 años. El idioma árabe es el de más rápido crecimiento en internet. Mi padre creía que si empresas globales empiezan a invertir en la región, tal como lo hicieron en Israel, y si existe un incentivo para la generación más joven para emprender, entonces es posible generar un gran cambio. Esto no es un sueño, el Medio Oriente puede convertirse en una de las regiones más prósperas en términos de tecnología e innovación. Respecto de conflicto palestino-israelí, mi padre era el más optimista del mundo. Él creía que lo único que importa es el futuro, porque el pasado no lo podemos cambiar”.

-¿Qué piensa usted de este homenaje en Chile, particularmente a través de una calle en su nombre?

-Estoy profundamente emocionado por este gesto. Muy agradecido de que Santiago haya decidido honrar a mi padre y apoyar los esfuerzos de perpetuar su legado. De esta forma, juntos podemos garantizar que los valores en los que creía puedan continuar haciendo eco en el mundo. Mi padre le tenía un afecto especial a Chile y siempre valoró la amistad y buenas relaciones existentes entre Chile e Israel desde 1950.

-Su padre estuvo dos veces en Chile. ¿Cómo era su relación con Latinoamérica?

-Él admiraba Latinoamérica por cómo la región consiguió su independencia y, en general, por su generosa recepción de judíos europeos, que encontraron refugio en países latinoamericanos. Siempre se mostró agradecido por el apoyo de la mayor parte de Latinoamérica a la independencia de Israel, tanto antes como durante la votación del Plan de Partición de la ONU. Él pensaba que el capital humano y la diversidad cultural de Latinoamérica constituían una gran base para una economía innovadora que pudiera cooperar con Israel.

Por LPI.