Por Ana María Tapia Adler:

Centro de Estudios Judaicos de la Universidad de Chile cumple este año medio siglo

En julio de 1967 una columna publicada en el diario de circulación nacional “La Nación” informaba la intención de la Universidad de Chile de crear un Centro de Estudios de Cultura Judaica, que funcionaría a partir de agosto del año siguiente en la Facultad de Filosofía y Educación. Desde eso momento hasta hoy ha transcurrido medio siglo.

El Centro, ubicado tradicionalmente durante sus primeros 30 años en la calle Miguel Claro 182, en Providencia, desarrolló sus actividades con académicos entre los que se contaban, originalmente, Bernardo Berdichewsky, Gunther Bohm, Ana María Tapia, Miguel Saidel, Rossy Goltlieb, Shlomo Elimelej, Samuel Klecky y Oscar Pereira, entre otros. Los académicos y sus alumnos desplegaron un espíritu de diálogo cercano y afable pero no por ello menos riguroso, que se vio reflejado en incontables actividades de docencia y extensión cultural. Con este sello característico el Centro de Estudios Judaicos ha acercado la cultura judaica, una cultura quizá lejana y desconocida para quienes asistían a seminarios y conferencias.

Durante cinco años fue generosamente acogido por la Comunidad del Bikur Joilim en sus dependencias de Av. Matta, hasta que, en el año 2003, gracias a las gestiones realizadas por el Sr. José Codner, es ubicado definitivamente en calle Miraflores 579, cerca del Metro Bellas Artes en un sector de gran auge cultural.

En su misión esta casa de estudios busca: “Fortalecer el conocimiento en pro de la transmisión y preservación de los valores históricos culturales del pueblo judío en el contexto de las diversas culturas a través de la docencia, extensión, e investigación”.

A fin de poder cumplir con su misión y objetivos, posee una biblioteca especializada en cultura judía. La primera donación recibida fue realizada en 1967, antes de la creación del Centro, por la Embajada de Israel y la Comunidad Askenazí de Santiago. Hoy su acervo bibliográfico sobrepasa los diez mil ejemplares relacionados con temas filosofía, religión, literatura, antisemitismo, costumbres y tradiciones, desde una perspectiva judaica. La biblioteca se encuentra abierta a todo público, quienes pueden consultar en sala de lectura este valioso patrimonio.

En el ámbito de la docencia, inicialmente impartió dos programas académicos conducentes a grado universitario: Licenciatura en Filosofía con mención en Lengua y Cultura Hebrea y Bachiller en Cultura Hebrea. El primer programa finalizó a fines de la década de 1970 y el segundo a mediados de los ’80. Desde entonces y hasta ahora, sus académicos se han centrado en las áreas de docencia de prestación de servicios a diferentes departamentos de la Facultad de Filosofía y Humanidades y de la Universidad en general. Así como cursos, talleres y seminarios de extensión que buscan acercar a la comunidad nacional el quehacer universitario. En Docencia de pregrado, se dictan cursos como: “Judaísmo, ¿religión o cultura?”, “Místicos y Cabalistas, una aproximación a la cábala judía”, “Aproximaciones al estudio del fenómeno religioso en América Latina”. “Filosofía en tiempos de emergencia: hacia una ética de la responsabilidad” “Identidad, Memoria e Historia” y “Holocausto y DD.HH”.

En cuanto a la docencia de extensión hay cuatro diplomados: “Holocausto (Shoah), Genocidios y DD. HH”.; “Religión en la Era global”, “Cultura Judía”, y “Religiones comparadas con mención en Judaísmo, Cristianismo e Islam”. Este año fue aprobado el quinto diplomado “Lenguas y Cultura Hebrea”.

Una característica del Centro ha sido abrir espacios multidisciplinarios y ha sido pionero en la promoción de temáticas adelantadas a su época, por ejemplo, el trabajar el tópico de derechos humanos en la educación universitaria.

En el área de extensión, el Centro ha considerado, desde sus inicios, compartir con la comunidad nacional logros y experiencias que surgen de las redes culturales locales, para esto ha organizado innumerables actividades a lo largo de los años en su tarea de vincular el judaísmo a la cultura nacional.

Además del área de investigación, destaca el valioso aporte a la memoria del judaísmo chileno realizado por durante la vida académica del profesor Bohm, estos estudios revisan la inmigración judía a Chile desde la Colonia hasta inicios del siglo XX. En la misma línea encontramos los trabajos realizados por Mario Matus. El área de estudios del Medio Oriente Antiguo ha sido abordada por los profesores Jaime Moreno y Profesora Ana Maria Tapia, quien además en estos últimos años se ha dedicado al tema de la recuperación de la memoria de los judíos en Chile.

Parte del trabajo de investigación académica puede ser consultado en la representativa publicación: Cuadernos Judaicos www.cuadernosjudaicos.uchile.cl, donde puede revisar desde el primer número hasta la actualidad.

Durante estos cincuenta años de vida han pasado muchas cosas, principalmente buenas. Por eso estamos aquí, queremos dar las gracias a quienes han formado parte de nuestro equipo y también a quienes desinteresadamente han colaborado con nuestro trabajo, a nuestros aliados comunitarios MIJ, Fundación Memoria Viva, WIZO, a la Corporación de Amigos del Centro y a los cientos de estudiantes que han pasado por nuestras aulas, todos ellos verdaderos embajadores de la cultura judía.

Seguiremos haciendo lo que dijo el sabio Shammai: “Haz que tu estudio de la Torá sea permanente, habla poco y haz mucho, y recibe a toda persona con semblante animado”.

Por Ana María Tapia Adler.
Subdirectora Centro de Estudios Judaicos.
Universidad de Chile.