Libro relata su actividad filantrópica:

Biografía de Salomón Sack ya está en librerías

Ya está a la venta en Librería Antártica del Costanera Center, Parque Arauco, Alto Las Condes, Portal La Dehesa y Plaza Egaña el libro “Salomon Sack, el desconocido filántropo chileno, escrito por Carolina Díaz y lanzado oficialmente hace un par de meses en el Mercaz.

El texto relata la historia de vida de este destacado filántropo judío, quien además fuera presidente del Círculo Israelita por 15 años.

Cuando Salomón Sack llegó a Chile desde Lituania en 1914, nunca se imaginó que gracias a su esfuerzo y su trabajo llegaría a ser uno de los grandes empresarios del fierro y del acero. En vida donó gran parte de su fortuna al país que lo acogió y hoy la familia continua su legado filantrópico a través de la Fundación Salomón Sack.

“Salomon Sack, el desconocido filántropo chileno” narra la vida de este gran hombre desde sus inicios en Vilna, su llegada a Chile por error siendo un joven que no hablaba una gota de español, y su difícil camino hasta encabezar su propio negocio, una barraca de fierro. El libro se detiene en una de sus ideas más revolucionarias, la creación de la Fundación Salomón Sack, lo que lo convertiría en el primer filántropo de Chile y mayor benefactor de la Universidad de Chile.

“Para crear esta Fundación, para cuyo objeto me he desprendido de parte de mi fortuna, he cumplido con un deber de gratitud para con este país, hoy mi patria de adopción, y al amparo de cuyas instituciones, genuinamente democráticas, he prosperado y formado cuanto se aprecia y se quiere en la vida”. Estas palabras fueron pronunciadas por Salomón Sack en un emotivo discurso en La Moneda, frente al Presidente de la República y principales autoridades, y reflejan al hombre de hierro, serio e intachable, viajero empedernido, liberal para la época, empresario comprometido, amante del arte, la literatura y los deportes. Además, un padre ejemplar.

La participación de Salomón Sack en la Comunidad judía de Chile es también capítulo importante del libro. En 1935, el mismo año que le otorgaron la nacionalidad chilena por Decreto Supremo, asumió la Presidencia del Círculo Israelita, cargo que mantuvo por 15 años. Durante ese período participó en la creación de Banco Israelita, y apoyó importantes obras, como la creación del Estadio Israelita, el Instituto Hebreo y el Hogar de Ancianos.

 

Por LPI