Lidera movimiento de presos palestinos:

Barghouti: huelga de hambre y apetito de poder

Cada cierto tiempo, el terrorista Marwan Barghouti, detenido por delitos de sangre en Israel, logra que el tema de los presos palestinos salte a la agenda pública. Sin embargo, en esta oportunidad, quedó en evidencia que sus motivaciones no son humanitarias, sino que obedecen a una necesidad de posicionamiento político.

Hace casi un mes el terrorista palestino Marwan Barghouti publicó una editorial en el New York Times, criticando las condiciones de vida de los presos palestinos en cárceles israelíes, generando un ácida polémica a nivel político, diplomático y comunicacional, ya que como es habitual la opinión pública mundial mide a Israel con una vara muy distinta a la que usa para juzgar a otros y obviamente para juzgar el propio accionar.

De hecho, al día siguiente de la publicación, el primer ministro Benjamín Netanyahu, lamentó que el New York Times presentara al architerrorista Marwan Barghouti como un “parlamentario y un líder”. El mandatario agregó que “eso es como llamar a Assad un pediatra, son asesinos y terroristas, y nunca perderemos nuestro sentido de claridad porque estamos del lado de la justicia y ellos están del lado que no es ni justo ni moral”.

En efecto, en Israel hay una cantidad importante de presos palestinos, que han infringido la ley en distintos grados, muchos de ellos responsables de delitos de sangre. Sin embargo, todos reciben el tratamiento contemplado en la normativa internacional, con condiciones que ningún país democrático (y ni hablar de uno totalitario) da a presos terroristas.

Por eso, el destacado analista israelí Ben-Dror Yemini puso las cosas en su lugar en una columna publicada en el diario Yediot Aharonot, donde recordó los cambios que ha tenido Barghouti con losa años, desde una actitud pro paz en los ’90 hasta un comportamiento terrorista en la actualidad.

Yemini destaca que: “En primer lugar, tanto Barghouti como el periódico saben que en 1999 Israel ofreció a los palestinos tanto un Estado como una Jerusalén dividida. Sin embargo, respondieron con terrorismo, y Barghouti fue uno de los líderes de esta respuesta”.

“En segundo lugar -dice Yemini-, Barghouti está mintiendo deliberadamente, y también lo hace este diario importante y consolidado, que está publicando conscientemente una mentira: dudo que haya otros terroristas en el mundo, en Francia o en los Estados Unidos, con condiciones tan asombrosas como las recibidas por los terroristas encarcelados en las cárceles de Israel. Los detenidos en la Bahía de Guantánamo ni siquiera sueñan con esas condiciones, y tampoco los terroristas encarcelados en las cárceles de Francia”.

Y, finalmente, el analista israelí señala que no es la primera vez que el periódico estadounidense ha publicado a sabiendas mentiras flagrantes en forma de artículos de opinión. “En los últimos años, ha publicado recurrentemente artículos sobre las “leyes del apartheid” de Israel. Al cliquear en el enlace, se llega a la lista de leyes publicadas por la organización Adalah (Centro Legal para los Derechos de la Minoría Árabe en Israel). No hay una sola ley de apartheid allí, pero agregar un enlace crea siempre una impresión seria. Estamos en la era de las noticias falsas, y el New York Times está participando de ella”.

Hambre de poder

Pero lo más indignante de todo es que mientras Bargouti arrastraba a cientos de presos a una huela de hambre, él mismo se escondía a comer galletitas. La imagen fue registrada por las cámaras de seguridad y desató de inmediato la reacción de las autoridades israelíes.

Así, el ministro de Seguridad Pública, Gilad Erdan, declaró: “Como dije desde el inicio, esta huelga de hambre nunca fue a raíz de las condiciones de los terroristas condenados, ya que las mismas cumplen con los estándares internacionales. Esta huelga de hambre tiene como propósito el avance de Marwan Barghouti en sus ambiciones políticas para reemplazar a Abu Mazen. Barghouti es un asesino e hipócrita que instó a sus compañeros prisioneros a realizar esta huelga de hambre y sufrir mientras que él comía a sus espaldas. Tal como le mintió al mundo cuando escribió en el New York Times que decidió realizar esta huelga de hambre a fin de protestar por los malos tratos, le mintió al público palestino cuando afirmó que estaba realizando la huelga de hambre. Israel no cederá a la extorsión y a la presión de los terroristas”.

Marwan Hasib Ibrahim Barghouti, nacido el 6 de junio de 1959, ha sido líder de una rama paramilitar de Fatah llamada Tanzim, y es considerado uno de los líderes de la Primera y Segunda Intifada. Pese a estar en la cárcel, todavía ejerce una gran influencia y goza de gran popularidad entre la población palestina. Barghouti representa una clara alternativa a las políticas desarrolladas por Mahmud Abás, proponiendo la reconciliación con Hamás, el cese de la cooperación con Israel en temas de seguridad, y el boicot de productos israelíes.

Por LPI