Entrevista a May Samra, Directora de Enlace Judío:

“Aventuras, éxitos y también amenazas”

De izq. a der.: Michelle Hafemann, periodista; David Levy, La Palabra Israelita; May Samra, Enlace Judío (México) y Jazán Ariel Foigel.

Con más de 350.000 visitas mensuales, Enlace Judío (www.enlacejudio.com) se ha posicionado como el medio de comunicación judío en español más leído en el mundo, superando incluso a Aurora Israel. Es tal el impacto que tiene este medio digital que, por ejemplo, en la pasada Marcha por la Vida, la transmisión en vivo que realizaron en Facebook -en donde tienen más de 380.000 seguidores- fue vista por 108.000 personas, mientras la que realizó la televisión nacional israelí por ese mismo canal tuvo 9.000.

Así nos contó May Samra, su Directora, quien -en el marco de una visita de carácter personal a Chile- se dio el tiempo de visitar instituciones comunitarias y conversar con La Palabra Israelita. May es originaria de El Líbano y su familia vive en México desde 1976, luego de transitar en diversos países, entre ellos Israel. Intérprete-traductora, Licenciada en Letras Iberoamericanas y madre de cuatro hijos, trabajó durante 20 años en el área de prensa de la comunidad Maguén David de Ciudad de México, que reúne a 3.500 familias de la Ciudad de México.

En esas tareas estaba cuando Nathan Shteremberg, miembro distinguido de la comunidad judeo mexicana, le propuso hacerse cargo de Enlace Judío y liderar el proyecto que buscaba posicionarse como una agencia de noticias sobre Israel en español; lo cual no estuvo exento de dificultades en un comienzo, porque tuvieron que convencer a la comunidad mexicana de apoyar un medio online y exponerse en Internet. Actualmente cuentan con un equipo de editores, diseñadores, creativos y reporteros en México, además de tres corresponsales en Israel, España y Argentina. Publican una noticia cada 20 minutos, combinando texto, fotos y vídeos.

-¿En qué momento se entendió que Enlace Judío era una ventana del mundo judío hacia la sociedad mexicana y hacia el mundo en general?

-Todavía no está totalmente entendido, es algo que está en proceso, siempre estamos viendo qué publicar y cuándo.

-¿Cómo se relaciona Enlace Judío con las instituciones y la comunidad de México?

-Somos un medio independiente, avalado por el Comité Central de la Comunidad judía de México, la dirigencia comunitaria. Tenemos con el Comité juntas periódicas y conversamos. Entendemos que su labor es proteger a la comunidad y que hay cosas que podemos publicar y que pueden traernos muchos lectores, pero que pueden hacerle daño a la Comunidad. Es un equilibrio delicado, pues queremos ser un medio serio, que realmente haga periodismo.

-Ésa es una particularidad del periodismo en medios comunitarios, que por encima de los logros periodísticos hay que poner el bienestar del ishuv.

-Nosotros lo entendemos porque somos de la Comunidad.

-¿Cómo se relaciona Enlace Judío con las autoridades políticas mexicanas?

-Eso lo hace el Comité Central, no nosotros. Pero hemos hecho algunas entrevistas importantes, como la del presidente del PES (Partido Encuentro Social, un partido conformado por cristianos evangélicos, que se alió con Morena, que hoy está en el poder), quien nos dijo que, de ganar la elección, pedirían que México traslade su embajada a Jerusalén y que Israel sea prioridad en términos de relaciones económicas.

-A pesar de la situación de seguridad que existe en México, que afecta a la sociedad en general, ¿cómo vive la comunidad judía mexicana?

-Somos mexicanos, así que esta situación nos afecta de igual manera, varios miembros de la comunidad han sido víctimas de la delincuencia, es terrible estar viendo en los medios la cantidad de gente que muere a diario y los hallazgos de fosas comunes.

-Es una comunidad especial, nadie se olvida que el año pasado, cuando el Primer Ministro de Israel apoyó la idea de la construcción del muro entre EE.UU. y México, la comunidad inmediatamente rechazó sus dichos.

-El Comité Central inmediatamente se deslindó de este desafortunado tuit. Por cierto, más adelante, el presidente Rivlin se disculpó con Peña Nieto y Netanyahu visitó México, siendo muy bien recibido, lo cual marcó una nueva etapa en las relaciones entre ambos países.

-¿Qué anécdotas recuerdas de estos años de trabajo en Enlace Judío?

-Hemos tenido muchas aventuras, muchos éxitos y también hemos recibido amenazas de muerte, en particular por la denuncia de unas seudo-sinagogas que estaban haciendo conversiones falsas que la gente creía ser conversiones válidas.

Alguna vez, en una universidad, grabamos a una mujer que expresó opiniones antisemitas, y las repercusiones del reportaje llegaron hasta la Cámara de Diputados de nuestro país.

En otra oportunidad, estando en Israel, un periodista argentino nos invitó a Ramala y allá fuimos recibidos por funcionarios del Comité de Interacción con la Sociedad Israelí; me impresionó entrar al cuartel general de la OLP y grabar todo, en vivo.

También, en nuestra última visita a Israel, pudimos hacer un despacho en vivo desde el Muro de los Lamentos; una persona que nos estaba viendo nos pidió una bendición y rezar por un familiar enfermo: lo hicimos, con gente que estaba rezando en el Kotel.

-¿Y alguna entrevista especial de la que te recuerdes?

-Después del sismo de septiembre 2017 en México, llegaron a nuestro país rescatistas de las Fuerzas de Defensa de Israel. A pesar de que era el Día de Rosh Hashaná, fuimos hasta los derrumbes y logramos dar a conocer a estos soldados al público mexicano. Además, grabamos a los soldados israelíes siendo aplaudidos y vitoreados por un público mexicano agradecido. Estas publicaciones proyectaron a Enlace Judío a la escena periodística mundial y nos hicieron acreedores a 80,000 “likes” en Facebook.

En otra ocasión, nos enviaron una nota de una líder palestina que decía que ella quería ser la sucesora de Abbas, y la publicamos; al día siguiente nos pidieron eliminarla porque la habían buscado y amenazado. Es cuando nos dimos cuenta de que también nos leen en la Autoridad Palestina.

En abril, cuando íbamos camino a Polonia, para la Marcha de la Vida, nos encontramos con la delegación de Marruecos en el aeropuerto de París y ahí entrevistamos en vivo al rabino de la delegación, quien nos explicó cómo era la comunidad judía de este país. El día de la Marcha lo veo y le pregunto si se acuerda de mí; me dice que claro y que el día después de que hicimos la entrevista, ¡la delegación había aparecido en todos los periódicos de Marruecos!

Por Michelle Hafemann.