Un artista trasplantado:

Ariel Dawi

Si bien Ariel nació en Buenos Aires, los últimos veintidós años ha residido en Cuenca, Ecuador.

Su abuelo llegó de Polonia a Argentina usando el apellido completo, Dawidowicz. Pero el padre del artista, Ernesto, que llegó a ser un reconocido guionista y director de cine, con películas tan emblemáticas como “Si se calla el cantor”, con Horacio Guarany, lo simplificó.

Ariel nació en el barrio de Palermo y recuerda su infancia con cariño, a pesar de que no le iba muy bien en la escuela.

Jugaba con sus amigos en el Parque Lezama y más tarde viajó con algunos de ellos al norte del país, a Salta y Jujuy, lugares que después recrearía en sus obras.
Empezó muy pronto a acercarse al arte. Iba a pintar a La Boca, donde conoció a los pintores en sus talleres.

Ingresó a los dieciséis años de edad a Bellas Artes en la Escuela Belgrano, donde la formación era estrictamente práctica. Lo teórico lo aprendió en libros de Historia del Arte.

Viajó a Europa e ingresó a la Escuela de Artes y Oficios de Barcelona, especializándose en grabado en metal.

Tras su regreso a Sudamérica, se radicó en Bahía, Brasil. Allí cambió su forma de expresión y se entregó a la pintura, en exteriores. Ariel comenta “Ahora es difícil encontrar un pintor de caballete trabajando al aire libre. Yo uso mucho la fotografía”. Efectivamente, sus obras son recreaciones de la realidad, con su propio colorido, muy rico en variedad de gamas y aplicado con las texturas que su “ojo” le indica.

Llegó a Cuenca a los treinta y ocho años de edad, casi por casualidad.

Allí ha desarrollado una fructífera labor: muchos paisajes, cuadros inspirados en películas y también series de una misma temática.

Una de esas series es la numerada, con un paisaje de Cuenca, con colorido que va desde los brillantes tonos de las casitas vistos bajo la purísima luz de los cielos de Ecuador a otras grises y opacas al oscurecer.

(Probablemente, el más conocido pintor de series fue Claude Monet, con más de treinta representaciones de la fachada de la Catedral de Rouen a diferentes horas del día y en diferentes condiciones climáticas, que datan de la década de 1890.)

A partir de 1979, Ariel Dawi ha presentado numerosas exposiciones en distintas ciudades y países, incluyendo una en Santiago, en la desaparecida Galería Klammer, en el Barrio Bellavista.

Actualmente se encuentra preparando una nueva exposición, que se montará en la Alianza Francesa de Quito el próximo 8 de mayo.

Por Sonja Friedmann