¿Antídoto contra la intolerancia religiosa?

El “Proyecto Fondecyt 1120401” incluyó la edición de un libro, “Del Diálogo a la Alianza de Civilizaciones. Visiones desde el Cono Sur latinoamericano” (Ril editores, 2014).

Es una fascinante y exhaustiva investigación del profesor Isaac Caro, sobre diez años de conflicto y diálogo ‘en y entre’ el judaísmo, islam e hinduismo en Argentina y Chile desde 2001.

El libro recopila diferentes voces sobre el tema, como las vivencias de diálogo entre jóvenes judíos y árabes en Chile. El título fue presentado en la Feria del Libro de Santiago y también el 26 de noviembre pasado en el Seminario Internacional para la Promoción de la Paz entre Palestina e Israel, a invitación del Canciller Heraldo Muñoz, a quien Caro entregó una copia.

-El título habla de dos cosas distintas. Dicho de otro modo ¿Qué es pasar del ‘diálogo’ a la ‘alianza’ de civilizaciones?

-El diálogo es una experiencia algo más general, que implica diálogo cultural, religioso y civilizacional. Una propuesta fue la del presidente reformista iraní, Mohammed Jatami, quien en 1997 propuso la idea de crear un año del diálogo de civilizaciones, lo que la ONU concretó en 2001. La “Alianza de Civilizaciones” (AC) es una iniciativa más particular y específica. La planteó España el 2004, y aceptada por otros países ha dado como resultado la realización de cinco foros sobre AC.

-Eso en lo formal, ¿pero seguramente tiene teóricos que la sustentan?

-Un antecedente del diálogo de civilizaciones está en la filosofía del diálogo, y uno de los principales representantes de esta filosofía es el pensador austriaco judío Martín Buber, para quien el entendimiento, el diálogo y la comprensión del otro son elementos fundamentales.

-En tiempos de desafección política ¿qué es lo que puede encontrar el lector en el libro?

-Una apuesta por el diálogo y la cooperación. Es una herramienta que puede enfocarnos en el otro. Cada uno de los autores que allí escriben lo hacen. Naturalmente, también todos los autores somos conscientes de las limitaciones que tiene el diálogo, o qué expresiones no son diálogo.

-¿Cuáles son estas limitaciones?

-Cualquier forma de intolerancia, sea antisemitismo, xenofobia, racismo, islamofobia, homofobia, escapan completamente a cualquier propuesta dialógica.

-¿Y por qué la percepción es que se retrocede en materia de dialogo internacional?

-Porque todavía siguen vigentes muchos elementos de un paradigma realista en la realidad internacional, en donde los grandes poderes y Estados son visualizados como los dominantes, y en consecuencia los temas relativos a la paz, la cooperación, el diálogo, el multilateralismo son considerados como en una segunda instancia. Esto es más fuerte este último año con los enfrentamientos entre Rusia y Occidente, el auge del yihadismo, el conflicto israelí-palestino.

-¿Qué pasa si un colectivo no desea participar o, por el contrario, privilegia la narrativa del “choque”?

-Es imposible apartar el conflicto de la sociedad internacional, el tema fundamental es dónde colocamos el énfasis. En este sentido, siempre existirán actores que no querrán ninguna forma de diálogo, como ejemplo coloquemos al islamismo yihadista. Por lo tanto, un diálogo entre Occidente y el islam, por ejemplo, debe considerar necesariamente a los sectores más moderados del islam.

-Si el objetivo de la AC es franquear el reduccionismo ¿Por qué la prensa y activistas parecen utilizar categorías cada vez más simplistas, por ejemplo para narrar la situación del sionismo y la palestinidad, o el judaísmo y el islamismo?.

-Esta es una gran pregunta, difícil de responder. Sin embargo, me parece que el problema está en que existe una tendencia a presentar las noticias de manera descontextualizada, sin contenido histórico y, por otra parte, en gran medida como consecuencia de lo anterior, todo cae en categorías fijas, exclusivas y excluyentes.

-¿Cuál es el problema de proseguir esta perspectiva?

-Lo que mencionas es claro y lo he señalado varias veces: No se considera que existen diferentes formas y corrientes de sionismo, algunas de ellas enfrentadas entre sí, todo se reduce a la categoría “sionista” como algo único, cohesivo e integral.

Entrevista con Isaac Caro por Jorge Zeballos.

Be the first to comment on "¿Antídoto contra la intolerancia religiosa?"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*