Inserción:

Alumnos del Hebreo donan la décima Biblioteca Big Bang

Alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín aplaude el proyecto

Corría el año 2009 y el pujante Centro de Padres del Hebreo, sembró una idea: que los alumnos de 6° básico se despidieran del ciclo de Educación Básica dejando un legado de peso. La propuesta era construir una Biblioteca en un jardín infantil de escasos recursos. No imaginaron, tal vez, que su semilla calaría tan hondo, que 2018 verá construida la décima Biblioteca del proyecto que llamaron “Big Bang”, y que es uno de los más sólidos en Tikún Olam en el Hebreo.

Son los propios estudiantes quienes elaboran la campaña desde cero, planificando, gestando y llevando a cabo actividades para recaudar fondos, haciendo campañas para que todo el colegio done libros; clasificándolos, dejándolos listos para los préstamos dentro del jardín. En muchas ocasiones fueron las mismas familias –con padres y hermanos- quienes construyeron las Bibliotecas con sus propias manos. Domingos y feriados fueron momentos propicios para poner manos a la obra en muchas zonas de Lo Barnechea.

Este año, para el décimo aniversario, el lazo se realizó con el colegio Rafael Sotomayor, en Las Condes. La inauguración del espacio contó con una vívida ceremonia, con la presencia del alcalde Joaquín Lavín y autoridades de la CJCh y directores de ambos colegios. El alcalde Lavín elogió la iniciativa y alentó lazos duraderos y de cooperación. Fue una fiesta.

El vínculo: parte fundamental del eslabón humano

Todo proyecto exitoso debe partir con generar confianza: Big Bang no se trata solo de paredes y libros, se trata de generar conexiones afectivas entre seres humanos que conviven en un mismo espacio, con distintas realidades. Los alumnos del Hebreo, “madrijim en potencia”, ya muestran el germen del cariño, el liderazgo y la empatía. Cuentan cuentos, hacen trucos de magia y juegan con ganas con los niños. La entrega es la pasión.

“Esto también es parte de la excelencia académica –expresa Sergio Herskovits–. La excelencia se busca y florece en las relaciones con amigos, en la rigurosidad con que se cultivan los sueños, en la generosidad, en las relaciones con el otro”.

Big Bang es una caricia para el alma. Nos enorgullece como colegio y como Comunidad, pues dejamos una huella profunda de Tikún Olam.

Por Instituto Hebreo.