Por rabino Ariel Sigal:

Abrir el ángulo de la foto

“Y dijo Moshé a los hijos de Israel: Mirad, D’s ha nombrado a Betzalel hijo de Uri, hijo de Hur, de la tribu de Iehudá” – Shmot 35:30. Todos se preguntan cuál era la virtud de Betzalel para convertirse en el arquitecto del Santuario. Y el mismo texto responde, que sus principios eran la sabiduría, inteligencia, hombre de ciencia y arte.

En M. Brajot 55a nos justifican el porqué de la elección. Rab Samuel bar Najmani en nombre de Rabi Iojanan explica que Betzalel, es un nombre compuesto de Betzel El, el que habita a la sombra de D’s. Cuando D’s le dijo a Moshé que hable con Betzalel para que construyera un tabernáculo, un arca y vasijas, Moshé invirtió el orden y le dijo a Betzalel que hiciera un arca, vasijas y un tabernáculo. Betzalel respondió a Moshé que, por regla general, uno primero construye una casa y luego trae recipientes en ella. Pero Moshé ordenó hacer un arca, vasijas y un tabernáculo. Betzalel preguntó dónde pondría los recipientes. Y Betzalel preguntó si D’s le había dicho a Moshé que hiciera un tabernáculo, un arca y vasijas. Moshé respondió que tal vez Betzalel había estado a la sombra de D’s y así había llegado a saber esto.

Betzalel es elegido por reconocer las prioridades del proyecto, por entender que todo contenido debe estar protegido por un continente. Es natural que cualquiera desesperara por proteger el Arca como elemento central de la vida de los benei-israel. Incluso Moshé se apresura a cuidar el elemento de la revelación invirtiendo el orden divino. Pero es Betzalel quien aporta la claridad a la escena y vuelve para enseñarnos que no podemos proteger lo central sin antes crear un refugio de armonía, protección y paz. En todos los órdenes de la vida ocurre algo similar. Podemos estar empecinados en proteger lo que consideramos primordial, pero si no prestamos atención al entorno que lo cobija, terminaremos estropeando la obra completa.

Por rabino Ariel Sigal