Memoria comunitaria:

Abjuración

En 1878, en la sureña ciudad de Chillán, vivía un pequeño grupo de judíos dedicados al comercio. Provenían de Alemania. Uno de ellos, ad portas de morir y que el investigador Gunther Böhm no identifica en sus estudios, quiso regularizar su situación contrayendo matrimonio con la madre, no judía, de sus hijos. El cura le negó la unión, insinuando que el único modo de resolver la situación era por medio de la abjuración. El caso, convertido en un verdadero drama para los judíos que debían enfrentar la conversión al catolicismo, mereció un editorial del diario “La Discusión” de la hoy capital regional de Ñuble, que se expresó críticamente sobre la actuación de la Iglesia. Böhm rescata el comentario periodístico, que dice: “…Un súbdito alemán, judío de religión, honorable comerciante en ésta, próximo a morir a temprana edad, quiso dar a su hogar la corrección que le faltaba, precisamente por otras antiguas intransigencias de la Iglesia. Pero el cura se negó a unirle con la madre de sus hijos por medio de un matrimonio que debía romperse en breves horas. Siendo contrayentes de distinta religión, no había más modo que la abjuración, sacrificio horrible a un hombre que cree en la santidad de su religión pero que tiene que consumar en aras del amor a sus hijos. A instancias de sus amigos, el moribundo abjuró, recibió el bautismo, la comunión, etc. para llegar a recibir la bendición. He aquí a la Iglesia que ha llegado al colmo de sus aspiraciones, agrega el comentario y se pregunta: “ Más ¿qué importa semejante triunfo?. ¿Es un triunfo en realidad?. Ni esto, ni aquello, ni lo otro. El mismo neófito se encargó de probarlo. A las exhortaciones del cura, replicó después de consumado el matrimonio que él moría en su vieja religión, en la religión de toda su vida, en la religión de sus padres”. El editorial, termina así: “Y bien, ¿no habría sido incomparablemente mejor para el moribundo y para la religión haber casado lisa y llanamente a una católica con un judío que era un hombre digno y honorable y que a mayor abundamiento iba a morir horas más tarde?”.

Magazine: Investigación y textos por Marcos Levy.