Programa de liderazgo joven:

3G inicia su segundo semestre en el Mercaz

De izq. a der.: Ilan Guiloff, ex precandidato presidencial Felipe Kast, Katherina Malis y Benjamín Wechsler.

Círculo Israelita de Santiago y Keren Hayesod son las instituciones que patrocinan esta iniciativa de formación y desarrollo de capacidades directivas para jóvenes judíos, que a futuro podrían convertirse en los líderes de las distintas instituciones comunitarias.

Nueve años de funcionamiento y casi 100 graduados. Esta son las cifras que avalan el programa Líderes 3G, que se ha convertido en un verdadero semillero de dirigentes comunitarios altamente comprometidos y calificados.

Pese el programa nunca tuvo como objetivo central un retorno inmediato, en la actualidad cerca del 50% de los egresados mantiene una participación actividad en el quehacer comunitario, ya sea activando en algún grupo, liderando proyectos o siendo parte de algún directorio.

La semana pasada, 3G inició sus actividades del segundo semestre y lo hizo en grande, con una conferencia del ex precandidato presidencial Felipe Kast.

Así, los 15 alumnos de segundo años y los 16 de primer año comenzaron el semestre muy motivados y con ganas de llevar a la práctica lo que han aprendido.

Ex alumnos a la cabeza

Ilan Guiloff y Benjamín Wechsler son ex alumnos de este programa y este año se incorporaron al board que dirige las actividades de 3G, y aprovecharon de entregar su mirada a La Palabra Israelita. “Somos los nuevos directores del programa y mi motivación personal es porque siempre me ha gustado trabajar en la comunidad. Si bien es algo voluntario, creo que es una obligación hacerlo. Me tomé un año sabático y cuando volvió pensé en lo que me gustaba y donde podía aportar, y creo que 3G da las herramientas de liderazgo que necesitamos para trabajar por la comunidad y desde la comunidad para Chile”, aseguró Guiloff.

En tanto, Weschler agregó: “Me ha tocado trabajar en distintos proyectos y veo que hay un gap desde que uno sale de los movimientos hasta que puede integrarse a instancias dirigenciales, y creo que 3G apunta a ese periodo donde podemos hacer una diferencia. Hay un potencial muy importante y antes de 3G no existía un espacio de formación con este tipo de herramientas para generar liderazgos, y aportar con capacidades a la comunidad judía”.

-¿Cómo les influyó a ustedes haber sido parte del programa?

Ilan: Lo que despierta las ganas de seguir trabajando es que recibimos una formación muy potente en temas de liderazgo comunitario y social. Entonces, seguir aportando y dar un sello a esto es un desafío importante.

Benjamín: Para mi 3G fue por lejos el programa que me ha servido más, abriéndome un apetito de responsabilidad social desde la comunidad al país. Un programa con charlas de gran nivel, muy completo, que da las herramientas para reflexionar junto a gente de muy buen nivel sobre las problemáticas de la comunidad y el país.

-¿Cuál debería ser el legado de estas nueve generaciones y casi 100 egresados?

Ilan: Los jóvenes hoy somos muy distintos a nuestro padres y abuelos, que eran migrantes que venían del Holocausto y con la responsabilidad de hacer vida comunitaria. Hoy pareciera que no tenemos ese desafío imperioso de hacer comunidad, pero creo que tenemos una necesidad grande de trabajar para romper esta falencia que estamos viendo desde los mismos jóvenes, y trabajar para fortalecer la identidad, sacar ideas, levantar proyectos y generar redes con los próximos líderes de la comunidad.

Benjamín: A mi modo de ver, una de las gracias de 3G es su carácter transversal y pluralista. Históricamente la comunidad judía en Chile ha sido muy centralizada en la toma de decisiones, pero en 3G hay una base con gente de distintas carreras, visiones, formas de pensar, y en cada actividad hay debate y se pueden entender realidades diferentes. Esto nos da una apertura de mente que nos permitirá formar una comunidad fuerte, abierta y con posibilidades de mirar hacia afuera.

-¿La integración de los dirigentes judíos a la vida pública les parece una meta importante?

Ilan: Eso es un desafío que tenemos como comunidad, tenemos que abrirnos mucho más hacia la política, es una responsabilidad. Como jóvenes debemos cambiar el chip, no esperar que nos invitan a participar, sino ser proactivos y meternos en los temas. Me encantaría que de 3G surja interés de participar en la actividad política.

Benjamín: Pero no solo en la política… Tenemos que generar liderazgos capaces de ser activos también en lo social, cultural y comunitario. Es importante que la gente tome la iniciativa y participe.

-¿Cómo se hace cargo 3G de la situación de mayor hostigamiento que existe hoy contra los jóvenes judíos?

Ilan: Como 3G la idea es hacer charlas de primera calidad, para que se nos abra el abanico de lo que está sucediendo en el mundo nacional y comunitario. En ese contexto, también tenemos charlistas en temas de conflicto, BDS y a través de eso hacemos un aporte frente a los nuevos desafíos.

Benjamin: “Creo que debemos mostrar lo que está pasando, debemos informar, y a partir de eso cada uno puede tomar el camino que más le acomoda para participar, ya sea a través de acciones de
hasbará, actividad política, etc.

Por LPI