Cien años atrás:

1917, un año crucial para todos nosotros

1917 fue un año crucial para el mundo. Solemos no pensar en ello, pero para nuestros abuelos tuvo un impacto directo. 1917 nos modela hasta hoy, impactó en todos los campos, desde la política, hasta la ciencia y el arte.

“El destino no es cuestión de suerte, es cuestión de elección” escribió un líder estadounidense, frase acertada para navegar un siglo atrás y medir acontecimientos que fueron decisivos para toda la humanidad. Ese año, Lord Balfour, el ministro de Asuntos Exteriores británico, prometió la creación de un estado judío en Palestina. Y en abril los Estados Unidos entraron en la guerra europea y se probaron por primera vez el traje policía del mundo. Mientras en Rusia, la Revolución Rusa en marcha sellará, también en abril, la emancipación total de los judíos soviéticos. En general la euforia judía les hizo pasar por alto las primeras señales de la deriva totalitaria que colapsaría 75 años más tarde. Era difícil ser pesimista, ese año sólo en Rusia 48 periódicos judíos fueron publicados y las kehilot, órganos autónomos comunales abolidos oficialmente en 1844, se reorganizaron en base secular.

El año de Curie, Chaplin,  el Surrealismo y la juventud judía

En 1917, el mundo está sumido en una guerra que se empanta en las trincheras; pero que empezará a flanquearse con la aparición de una nueva arma: los primeros tanques mecanizados. Marie Curie crea las primeras unidades móviles de atención radiológica en el frente sentando las bases del primer centro de cáncer. 1917 también es el año del primer anime producido en Japón, Nakamura Katana un corto de 2 minutos que narra la historia de un samurai bobalicón que compra una espada sin filo.

También es el año de la primera película larga de Chaplin: El inmigrante, El personaje del vagabundo es en realidad inmigrante que llega a América en barco desde Europa, donde acusado falsamente de robo en la travesía traba amistad con la supuesta víctima.

Para muchos historiadores 1917 fue la sentencia de muerte del “mundo de ayer”. El mismo que describió Stefan Zweig en su autobiografía donde ‘anuncia-denuncia’ al siglo XX como un tiempo de progreso donde a la vez una tecnocracia racionalista podría caer en el deicidio y la hiperviolencia.

1917 fue el año que los dispositivos de guerra lograron ser cada vez más sofisticados. Bajo la necesidad militar de salvar vidas mediante la sustitución combatientes por tanques, submarinos y aviones, la humanidad avanzó en la técnica de la destrucción masiva del enemigo. ¿No es también ese año que Ludendorff, el número dos en el ejército alemán, empezó a pensar en términos de “Der Totale Krieg”, que tuvo popularidad un cuarto de siglo más tarde?

Y paradoja usual, fue ese convulso ambiente, el contexto embrutecedor de la guerra la causa de una efervescencia cultural asombrosa. En 1917 el arte se alimentó del caos para crear nuevos sentidos. Ese año se puso a la venta el primer disco de jazz. Original Dixieland Jass Band grabó en Nueva Jersey un disco que contenía las canciones Dixieland Jass Band One-Step y Livery Stable Blues, un tema original de los célebres Ray López y Alcide Núñez.

Es también el mismo año en que Marcel Proust finalizó el manuscrito de A la sombra de las muchachas en flor, y que el trágico Pierre Drieu La Rochelle publicó sus primeros poemas en Interrogation, una oda a la fuerza bruta tanto como petición de amistad entre los pueblos europeos, antes que optase por el fascismo y la colaboración.

Fue en 1917 cuando Mao Zedong publicó su primer artículo en una revista de Pekín, donde explicó su idea de establecer “un nuevo hombre” en un “nuevo orden”, mientras Mussolini se recupera de la explosión que recibió en el frente que le hizo elucubrar entre la creencia que los futuros veteranos de guerra formarán una comunidad política después de la guerra y que su país necesita un hombre “que conozca al pueblo, sea su amigo, lo dirija y lo domine, incluso realice su violencia”. Y De Gaulle, prisionero en Alemania, luego de varios intentos de escape promete no volver a sufrir la humillación definitiva de un soldado que no es capaz de luchar.

No serán los únicos a quienes 1917 no les fue indiferente: Apollinaire inventó en mayo el término surrealismo como “heraldo de un arte más amplio aún por venir”; Freud esbozó el concepto de superyó en Duelo y Melancolía; Einstein en Berlín da con cuatro ecuaciones de radiación gravitatoria y Malevich pinta su “Blanco con blanco”, inaugurando el suprematismo; y Duchamp jugó con el concepto del arte y museo, creando arte con su urinario.

En suma 1917 será el año del Dada, el arte conceptual y el surrealismo, referencias intertextuales que se figurarán como fuentes directas, un año más tarde, en el Manifiesto Liminar (Córdoba, 1918), acción estudiantil que cambiaría para siempre el rol y quehacer de los universitarios y la juventud judía en América Latina.

¿Qué hace diferente a ese 1917 año de otros años?

Repasemos. ¿Quién podría negar que la caída de los Romanov y en especial el establecimiento del poder soviético, la intervención por primera vez los Estados Unidos en suelo europeo, la Declaración Balfour y la Declaración de Corfú que creó Yugoslavia no hayan marcado la historia del mundo hasta la actualidad?

1815 fue un año crucial para la geopolítica europea y del mundo; pero es difícil encontrar un paralelo cultural. 1848, conocido como “la primavera de las naciones”, fue un año de grandes convulsiones políticas y sociales; pero no llevó a la creación radical estructuras nacionales o imperiales. 1945 vería el fin de una época y la promesa de nunca más; pero precisamente eso mismo se dijo en 1917. En resumen, a cien años de 1917 ¿Cuánto hemos cambiado en 2017? debería ir entre signos de exclamación.

La verdad sobre el mingitorio de Duchamp la idea de una mujer

La verdad sobre el mingitorio de Duchamp la idea de una mujer

 

Namakura-gatana_(1917)_toy_movie_filmstrip

Namakura Gatana (1917) Toy movie films trip

Por Jorge Zeballos Stepankowsky